Todo lo que empieza debería acabar en algún momento de nuestras vidas. Duele decir esto con una ficción que ha sido un espejo fiel en sí mismo de la historia de nuestros abuelos y nuestros padres. La misma que se hereda de una generación a otra permitiéndonos ser testigos de la evolución que hemos tenido como país. Causa un dolor punzante decir adiós a una de tus series favoritas y mucho más si ha sido un retrato directo de los acontecimientos históricos que sucedieron en España a partir de los años 60 en adelante.

Pese a esta nostalgia que produciría el final definitivo en los fieles seguidores de las peripecias de los Alcántara en San Genaro, los últimos capítulos de la vigésima temporada de ‘Cuéntame como pasó’ no son suficientes para cerrar un ciclo con un desenlace digno de la producción para La 1 de RTVE junto a Grupo Ganga con la participación de Amazon Prime Vídeo. La cuenta oficial de la serie lo ha confirmado a sus seguidores. Habrá dos temporadas más gracias al apoyo de sus fieles fans, esos que no la han sustituido por ningún reality de moda.

«Paren el mundo, que yo me bajo». Ese fue el título del último capítulo en emisión de la que es hasta la fecha la serie española más longeva de la televisión y probablemente la frase que dirían las miles de personas que no darían crédito a la contundente despedida de ‘Cuéntame como pasó’. Sin embargo, el adiós no está cerca de pronunciarse, sino todo lo contrario y más ahora que TVE ha hecho 2×1 al dar luz verde a la 21 y 22 temporada.

Eso sí. Si en algún momento llegara el final, a muchos televidentes les quedaría un vacío difícil de ocupar con otra ficción, pero probablemente fuese la decisión más acertada tras haber visto los giros de tuerca que ha dado en líneas argumentales, especialmente en lo que respecta a la relación de sus protagonistas estrella: Merche y Antonio.

Lejos quedó el mensaje que dejaron los Alcántara consistente en mantenerse unidos pese a los problemas y acontecimientos históricos que pudieran modificar su estabilidad. Ya nada es lo que era, a excepción de la abuela Herminia (María Galiana), carismática como en antaño y dispuesta a todo para conseguir que su hija y el hombre con el que ha compartido su vida vuelvan a ser lo que fueron en el pasado.

Posiblemente una separación entre los personajes interpretados por Ana Duato e Imanol Arias era necesaria para que sus escenas no se enfrascaran en la rutina y se quedaran carentes de intensas emociones, pero la realidad es otra para la mayor parte de esos seguidores que no se han perdido ni un capítulo desde el estreno de ‘Cuéntame como pasó’ ese 13 de septiembre de 2001.

Son muchos los que son conscientes de la evolución de ambos por separado como es el caso de Merche, quién ha puesto en valor su derecho a ser libre y sus cualidades como mujer en épocas en las que la desigualdad de género era más determinante todavía que en nuestro tiempo. Quizás está bien potenciar una crisis matrimonial, pero hay quiénes consideran que los cuernos por parte de Antonio hacia esa acompañante junto a la que ha aprendido como esposo, padre y abuelo no ha sido lo más acertado, y mucho menos, para una ficción que ha recalcado la unión de la familia desde ese primer episodio que nacía al compás de la llegada de la televisión a las casas.

Dos de los incisos que han destacado con mayor relevancia los espectadores de ‘Cuéntame como pasó’  han sido el adiós de Carlos Alcántara (Ricardo Gómez) y el hecho de que se haya optado por dividir las temporadas en dos partes, en lugar de emitir todos los capítulos del tirón. Existen seguidores que opinan que la ausencia de uno de los personajes más emblemáticos con el que habíamos crecido, quién además, es el narrador de los hechos a través de la voz de Carlos Hipólito, hubiera sido clave para que la serie cerrara con broche de oro las rutinas de una de las familias ficticias más inolvidables de la historia de la televisión en España. Quizás este hecho habría sido demasiado drástico, pero sí son más los que piensan que la producción de RTVE debería contar toda la trama de las nuevas entregas al completo, sin posibles parones en el medio que puedan ocasionar que tienda a olvidarse el propio hilo argumental.

RELACIONADO  La enfermedad de Herminia une a los Alcántara, dos avances del último capítulo de 'Cuéntame'

Lo cierto es que prolongar las series más de la cuenta no suele ser bueno, y menos, si no se tiene como en sus inicios a todo el elenco principal que hizo posible su elevada audiencia. Quizás hubiera sido más acertado dejar descansar el formato por un tiempo prolongado y dar pie a un posible spin off que diera paso a otros acontecimientos históricos, pero sin perder la unión familiar del principio. Aun así y aunque no podemos saber hasta qué punto, la noticia de su renovación es buena, pero existen sentimientos encontrados. Por un lado, la felicidad de disfrutar más a los Alcántara. Por otro, el miedo a decir adiós antes del broche final a personajes que han sido pilares fundamentales a lo largo de estos más de 18 años en emisión.

 El tiempo nos dirá si esta decisión ha sido la mejor. Por ahora, la evidencia que debe recalcarse es que ‘Cuéntame como pasó’ es una de las pocas que puede darse el lujo de seguir viva en televisión. Inclusive hasta que llegue a pisarnos los talones y reflejar la modernidad de nuestro presente, tiempos en los que la tecnología ha tomado la delantera en nuestra forma de ver, sentir, comunicarnos y vivir. De esta forma, se originan varias controversias sobre una ficción a la que muchos consideran vital para RTVE, la misma que ha tenido altibajos en lo que se refiere a audiencias. Aún así, se mantiene fuerte para seguir contando nuestro pasado histórico al lado de una familia que emociona y se ve en la tesitura de adaptarse a esos cambios que nos contaron alguna vez nuestros antepasados.