Bosco “tranquiliza” a Candela demostrándole, con las notas que dejó Inés, que se ha ido por su cuenta. Candela, Fe y Mariana llegan a la conclusión de que Inés se marchó por su propio pie. Le desean lo mejor.

Entre todos convencen a Matías para que dé el golpe definitivo con ellos. En el manicomio se utilizan técnicas muy duras, prueba de ello es que han “tranquilizado” al Rulo con electroshock. Aurora da de cenar a su amigo y su actitud no pasa desapercibida por las autoridades del centro; el director quiere verla.

Tristán presiona a Francisca, que gana tiempo. Reunir tanto dinero no es fácil. Elegante pedida de mano de Amalia.  Fe está convencida de que Inés irrumpirá para impedir la boda. Los dolorosos recuerdos atormentan a Severo, que ordena acelerar los planes para Puente Viejo.