Avance del capítulo 2269 (lunes, 17 de febrero): La Marquesa y Francisca descubren los planes de Doña Eulalia

La marquesa convence a Francisca de que no termine con ella, se confunde de enemiga, está convencida que es Doña Eulalia la que ha urdido todo para que ellas se destruyan. Campuzano informa a Doña Eulalia que sus planes se ralentizan por lo que Doña Eulalia, ordena eliminar a sus enemigas. Francisca se reúne con el alcalde y le anuncia que, hasta nueva orden, los planes contra la marquesa quedan suspendidos.

Aparece Matías  preguntando por Raimundo y Francisca le pide que confíen en ella, cree saber cómo localizarlo y aunque no puede darles detalles, promete informarles, en cuanto le sea posible.

La marquesa comprueba la astucia de Rosa al observar la sonrisa que se le escapa, aunque simula vergüenza frente a su suegra. Rosa le confiesa haber seguido su sugerencia de blindar el amor de su hijo. La marquesa informa a Francisca que sus averiguaciones han dado fruto; Doña Eulalia fingió su propia muerte y no parará hasta acabar con ellas.

La merienda en La Casona continúa y hasta D. Ignacio, reconoce su incomodidad. Pablo agradece a Carolina su esfuerzo con la merienda, tenía pensado marcharse con su madre de Puente Viejo, pero gracias a su insistencia por romper el hielo, cree que hay otros modos de afrontar la relación.

D. Ignacio agradece a sus hijas su impecable comportamiento y Carolina les avisa que gracias a eso, han evitado que Pablo se marche de la familia.  Adolfo se presenta en el ayuntamiento para hablar con Marta,  le asegura que no está dispuesto a perderla y le ruega encontrase para hablar del asunto.

El periodista Santos regresa a Puente Viejo y explica a Urrutia y D. Ignacio, lo que ha comprobado. Según su relato, la víctima del accidente no pudo activar la palanca por la que se le derramó la cubeta con el hierro candente porque ésta, se encontraba lejos del trabajador y concluye que o bien D. Ignacio, o Urrutia, uno de los dos, fue el culpable.

1
2
3
4
5