‘Temporada baja’, sentimentalismo en estado puro

IMG_20160603_162216

Basada en la obra de teatro que lleva el mismo nombre, ‘Temporada Baja’ es una webserie intimista y personal que centra su argumento dentro de las paredes de una habitación de un hotel. Dirigida y escrita por Abel Zamora (‘A quién te llevarías a una isla desierta’) y con la participación de una veintena de actores reconocidos en nuestro país, entre los que se encuentran, Maggie Civantos, Adriana Ozores, Ricardo Gómez, Sandra Cervera y Malena Alterio, entre otros, ofrece un sinfín de relaciones personales a través de la vida de una pareja de personajes con gran personalidad. La posibilidad de mostrar secretos, miserias, defectos y situaciones a través de un duelo actoral se hace presente en esta nueva propuesta. Será una de las ficciones más deseadas por los amantes de las historias naturalistas pero quizás ajena para aquellos que prefieren otro tipo de géneros como la comedia.

‘Temporada baja’arriesgó en su estreno con un capítulo repleto de dramatismo que muestra la relación de un padre, enfermo de alzheimer y su hija. Hay grandes silencios entre la pareja protagonista que de algún modo explican la peculiar situación de la que hacen testigos a los espectadores. Sin embargo, es un formato que ha arriesgado demasiado para una serie de tan corta duración que en ocasiones es difícil de comprender y de seguir en la trama. Por lo tanto habrá que esperar a su desarrollo para comprobar si tiene el éxito que se espera en los capítulos restantes y si recibe el aprobado del público.

SeriesFLOOXER_TEMPORADABAJA

La productora de esta webserie, María Maroto destaca especialmente “la sensibilidad y la genialidad de Abel de contar las historias”. Por su parte el director y guionista de ‘Temporada Baja’ explica  que “como cada capítulo es autoconclusivo, aun teniendo  un tono naturalista en todos, cada uno tiene su toque personal y diferente en cuestión de guión, de realización, de fotografía”. Con esta innovadora propuesta, el creador ha intentado romper con el ritmo televisivo habitual donde no se hacen demasiadas pausas y apostar por este formato personal, intimista y con un tono reflexivo.