Capítulo 289 (lunes, 25 de junio): Jiménez, un traficante del Sur, viene a pedir cuentas al heredero de Quintero.

La desaparición de Quintero no solo ha provocado que la Somoza vaya aumentando la presión sobre Julio para que le venda la empresa, si no que sus socios del sur no tardarán en poner pies en Madrid buscando quedarse con la distribución de droga que gestionaba el empresario. Jiménez, un traficante del Sur viene a pedir cuentas al heredero de Quintero.

Además, Alicia sigue desconfiando de Iker tras conocer su verdadera misión, lo que hará que el chico cada vez sea más sincero con ella buscando su perdón.

Nerea consigue evitar que el primo de Somoza vaya a la cárcel pero pronto descubriremos que la jugada del colombiano no es tan limpia como ella piensa. Tano descubre que ha contratado a un delincuente para que se haga pasar por su primo con la intención de que la abogada acabara defendiéndolo.

Espe y Lola, en su afán de convencer a Fede para que supere su pánico escénico y vuelva a cantar, le consiguen, a sus espaldas, una actuación en La Parra. Sin embargo, el inspector será consciente de la pequeña “trampa” que le tienen preparada sus compañeras y se enfadará con ellas. Aunque el mal rollo entre ellos no durará demasiado, Fede seguirá sin querer hacer un concierto en el bar de María hasta que Teresa le ofrezca los consejos suficientes como para superar su miedo. Algo que, con la ayuda de todos, al fin logrará superar.