Javier Morey, un joven inspector de policía, viaja a Ceuta para hacerse cargo de la comisarías de El Príncipe. La llegada del nuevo jefe no parece inquietar a Fran, el verdadero capo de la comisaría, ni a sus hombres, acostumbrados a jefes ‘de despacho’ que duran poco en la plaza. Pero lo que no saben es que Morey es en realidad un agente del CNI enviado para investigar a los propios policías, de los que sospecha que están colaborando con una red fundamentalista.

Nada más llegar, Morey reabre el caso de la desaparición de un chico de quince años, Abdu, hermano de una profesora musulmana, Fátima, que es también hermana de Faruq, un poderoso traficante de barrio. Pronto Morey comienza a intuir que Fran y los suyos, que no se han movido nad apara investigar el caso, saben más de lo que dicen.