lqsa9-026

Tras la ‘espantada’ de Enrique Pastor, la presidencia de Mirador de Montepinar se encuentra completamente descabezada. Para evitar que la gestión de la comunidad del complejo residencial siga sin rumbo fijo, se decide llevar a cabo la elección por sorteo del nuevo mandatario, iniciativa que apenas logrará mejorar la delicada situación del inmueble. Por otra parte, los acuciantes problemas económicos de Mariscos Recio, los conflictos que genera Amador como ‘hombre florero’ y el empecinamiento de Fina con sus vecinos marcarán los primeros compases de la turbulenta convivencia en el complejo residencial.