martes, enero 26, 2021
Inicio Más que series Saúl Craviotto se proclama ‘MasterChef Celebrity’ 2

Saúl Craviotto se proclama ‘MasterChef Celebrity’ 2

-

Enlaces patrocinados

El policía nacional, piragüista olímpico y recientemente galardonado con el Premio Nacional del Deporte 2016, Saúl Craviotto se hizo con el ‘oro’ del talent culinario con un menú de tres platos diseñado por él mismo. “Si tengo que definir lo que siento es felicidad”, dijo Saúl al recibir su premio. 

En su cocina no contaba con abatidor, sifón ni soplete, y nunca antes había servido platos con esferificaciones, pero tras su paso por ‘MasterChef Celebrity’ sus creaciones podrían pasar por las de un chef con estrella Michelin. Saúl Craviotto entró en las cocinas del talent culinario más duro del mundo pensando que solo duraría unas semanas, pero su dedicación y esfuerzo le hicieron convencerse de que podía superar este reto y hacerse con el “oro”. Con pasión, atrevimiento y mucho trabajo, se ha convertido en el segundo ganador de MasterChef Celebrity.

Enlaces patrocinados

Policía nacional, piragüista olímpico y recientemente galardonado con el Premio Nacional del Deporte 2016, Saúl proviene de familia de cocineros, aunque apenas tenía base cuando entró. Como ha reconocido en más de una ocasión, durante gran parte de su carrera deportiva ha estado concentrado en residencias universitarias, donde no tenía que preocuparse de cocinar. Aun así, el deporte le ha enseñado una lección muy valiosa: “la mejor manera de lograr las cosas es trabajando”. Diez semanas le han bastado para replicar platos con estrella Michelin. En el último duelo disputó el título contra la humorista Silvia Abril ante el jurado y dos invitados de lujo: Martín Berasategui (ocho estrellas Michelin) y Quique Dacosta (dos estrellas Michelin).

“Saúl, Silvia, ha sido un placer veros trabajar. Os habéis organizado, os habéis concentrado y habéis conseguido el menú que teníais en la cabeza. Se nota que habéis absorbido como esponjas todo lo que os hemos enseñado durante estas semanas, tanto las técnicas de cocina, como la manera correcta de tratar cada producto. Además, tenéis algo que no se aprende: sensibilidad. Los dos la tenéis y la habéis utilizado muy bien en este reto”, les felicitó el jurado antes de nombrar a Saúl como vencedor de la noche.

Sé que tengo el trofeo en mis manos y no me lo acabo de creer. Si tengo que definir lo que siento es felicidad”, dijo Saúl al recibir su merecido premio. “Lo primero, quería darle las gracias a MasterChef porque creo que esto va a ser lo más bonito que voy a hacer en toda mi vida. Los 75.000 euros del premio van a ir destinados a la Fundación Aladina, para los niños con cáncer. Para intentar favorecerles un poco el día a día, la reconstrucción de hospitales, ayudarles psicológicamente tanto a ellos como a sus padres y salvar a los niños que padecen cáncer”.

Un menú, homenaje a sus tierras

Enlaces patrocinados

Para el gran duelo final de ‘MasterChef Celebrity’, Saúl y Silvia diseñaron un menú muy arriesgado que impresionó a todos por el nivel y por su sabor. “En las once ediciones de MasterChef no recuerdo un menú cocinado con tanta pasión, con tanta calidad, tanto cariño y tantas ganas como el que hoy hemos probado. A todos, mil gracias”, dijo Jordi Cruz haciendo que Silvia y Saúl se emocionasen. “Los dos me habéis dejado alucinadísimo, os he visto trabajar y parece que lleváis 20 años en el oficio. Sois súper organizados, estrictos, rigurosos y, además, estáis con una sonrisa de par en par. Los dos habéis hecho un trabajo de medalla de oro gastronómico”, sentenció Martín Berasategui.

El principal de su menú era ‘Mis Raíces’ (pez rey con ‘pa amb tomàquet’), inspirado en sus dos tierras: Lleida, donde nació, y Asturias, donde reside desde hace 15 años. Un plato que asombró

incluso al propio Quique Dacosta, ya que era difícil reconocer el falso tomate de cherry del verdadero. “Nos ha metido un gol”, bromeó el chef. “Me parece que está muy bien realizado, con un pescado en su punto, con un montón de técnicas novedosas y que tiene bastante criterio. Es un pescado con tomate, pero visto con los ojos de la modernidad”, dijo Pepe Rodríguez Rey. “Te veo concursar y me quedo con la boca abierta. Este es un plato muy técnico, que muchos cocineros grandes lo quisieran para ellos”, le felicitó Martín Berasategui.

Continuó con una ‘Becada entre dos tierras’ con manzanas de Lleida, una asada y otra con sidra asturiana, y falso ñoqui de maíz, que no tenía ningún fallo para Quique Dacosta. “Está impresionante. Te has enfrentado a un triple salto mortal gastronómico, superdifícil, y has salido más que airoso. Increíble. Un platazo de los de recordar”, sentenció Berasategui.

De postre, Saúl sirvió una crema de frutas de la pasión y albaricoque con quenelle de helado de mango y un árbol de chocolate, que llamó ‘Homenaje a Brasil’, porque en este país tuvo su primera competición internacional con 15 años y donde ha tenido la última, los Juegos Olímpicos de Río 2016, que cerró con una medalla de oro y otra de bronce. Un postre “brutal” para Martín Berasategui, aunque el único fallo lo encontró Jordi Cruz por su exceso de crema. “Está genial, a mí me ha encantado. Me parece que no le sobra nada. Incluso le hubiera puesto dos cucharadas más de crema, porque como ves, aunque se critique se come. Es adictiva y está muy rica. Enhorabuena”, dijo Quique Dacosta.

“Estoy alucinando, no me lo creo. Me llena de orgullo tener esas valoraciones y llegar tan lejos. He arriesgado, pero las finales son para arriesgar. La forma de ganar es buscando cosas diferentes, impactantes y buscando el sabor”, dijo Saúl tras escuchar las valoraciones.

A un paso de la gloria se quedó Silvia, que se presentó en las cocinas del talent como “Helena de Troya, dispuesta a luchar”. De primero, cocinó una royal de alcachofas, almejas y trufa, seguido de un solomillo de romescu y minipuerros. Para finalizar, un helado de crema catalana, con chocolate y aceite de oliva. “No ha podido ser, pero yo estoy feliz. Esto es mucho más de lo que yo pensaba que podía conseguir”, aseguró la humorista, una “luchadora inagotable, e incluso, le ha quedado tiempo para hacer reír a sus compañeros”, según Eva González.

Enlaces patrocinados