Marta asegura a su padre que lo que hubo con Adolfo fue un capricho y se ha acabado, le promete que lo tratará como el padre de su sobrino. D. Ignacio aprovecha para reñir a Rosa por su imprudencia y confía en que Adolfo asuma su papel en cuanto se recupere. Pablo visita a su madre y animado por Carolina, le convence para conocer a la familia. María Jesús desconfía, no está segura de que resulte adecuado, pero promete pensarlo. Adolfo se sorprende al recibir la visita de Rosa y Marta y da por hecho que todo se ha despejado, pero Marta intenta frenar sus ímpetus y Rosa le impide seguir, está embarazada y van a ser padres.

El capitán se lleva a Montalvo detenido, nadie entiende de qué pueden culparle, si salvó la vida de Adolfo, pero la ley exige interrogarle. El capitán acude al hospital a interrogar también a Adolfo y una vez repasados los detalles comprueba que coinciden ambas versiones, por lo que no cree que Juan tenga problemas con el juez. Montalvo informa a su amigo que ha tenido que aceptar lo que el juez le ha propuesto para evitar ir preso. Debe ayudar a la justicia a encerrar a los Amaya que ahora quieren venganza. Adolfo aprovecha para contarle las ganas que tiene de sincerarse con Rosa y comprometerse por entero con Marta. La marquesa se repone de la transfusión e intenta frenar el ímpetu de su capataz que se deshace en halagos al verla recuperada.

Únete a nuestro grupo en Facebook

Campuzano informa a Doña Eulalia que van tras los pasos de Raimundo, se les ha escapado, pero le promete que no saldrá de la sierra y ella le advierte de las consecuencias, en caso de no encontrarlo.