sábado, enero 23, 2021
Inicio Actualidad Raoul ('OT 2017'): "Mi mayor sueño era quedarme"

Raoul (‘OT 2017’): “Mi mayor sueño era quedarme”

-

Enlaces patrocinados

   Raoul se despidió de Operación Triunfo 2017 con una de las mejores actuaciones de la edición y de la historia del programa, tal como manifestaron el jurado y los profesores de la Academia. La octava gala del concurso dejó al público con un sabor agridulce, ya que una de las mejores voces del programa cruzaba la pasarela por última vez con un 54% de los votos frente a Cepeda que volvía a enfrentarse a la nominación por cuarta vez consecutiva y salía vencedor una vez más. Una decisión que provocó la disconformidad del jurado y de gran parte de los espectadores que consideraron injusta la expulsión del joven catalán que emocionó con su particular versión de Every breathe  you take. Raoul Vázquez se convertía así en la cuarta ‘víctima’ de Cepeda que lograba salvarse de nuevo con un resultado muy ajustado como ha ido sucediendo durante estas últimas semanas. Pero si con algo nos quedamos de Raoul es con su compromiso con el trabajo, sus ganas incansables por aprender y su capacidad para sobreponerse a los problemas. Hablamos con Raoul, séptimo expulsado de Operación Triunfo de su experiencia dentro de la Academia en esta entrevista exclusiva.

Raoul tiene mucho talento para la música. El sueño de todo el que quiere dedicarse al mundo de la música es que su pasión pronto pueda convertirse en su profesión. Para Raoul es un regalo que la gente que le sigue quiera estar cerca de él por las sensaciones que experimenta cada vez que le escucha cantar. El joven de Montgat se ha ido de Operación Triunfo por la puerta grande con un número que muestra una vez más el valor de un artista al que hemos visto evolucionar hasta la última gala. Siempre ha dado lo mejor de sí mismo y eso se ha visto reflejado encima del escenario. “Estoy muy bien porque todo el mundo está volcado en mí, en que lo hice muy bien y en que debería haberme quedado y me he ido por la puerta grande y estoy muy contento con la actuación que hice pero no puedo evitar sentir pena por haberme ido porque mi mayor sueño era quedarme y darlo todo hasta el final”.

Enlaces patrocinados

Raoul se despidió del talent musical con un 54% de votos frente a Cepeda, uno de los favoritos del público que, a pesar de sus continuas nominaciones, ha conseguido quedarse una semana más gracias al apoyo que tiene fuera. Sin embargo, Raoul puede irse con la cabeza bien alta, orgulloso del trabajo realizado. A pesar de la decisión de los espectadores, dijo adiós a Operación Triunfo con los halagos del jurado y de los profesores. “Justo es si el público lo decide pero un 54% es un resultado muy ajustado y me quedo con que grandes profesionales, los profesores y muchísima gente como vosotros me dice que lo hice muy bien y que debería haberme quedado por mi esfuerzo, mi sacrificio, mi disciplina y mis ganas de trabajar. Me encantaría volver, estaría ahí a tope. Lo último que yo quería hacer en este concurso era irme, lo último. Yo quería darlo todo hasta el final y mejorar siempre”.

La vuelta a la realidad siempre es lo más duro para los concursantes que salen expulsados pero todo se compensa con el cariño y las muestras de apoyo de sus familiares y amigos. “Ha sido todo un poco caótico, un poco desorientado porque llegué a las tantas a mi casa, al día siguiente tuve que hacer unas entrevistas. Se lleva bien porque estoy con los míos, me quieren un montón y están muy orgullosos de mí”. A las pocas horas de aterrizar en su casa, Raoul tuvo la oportunidad, al igual que el resto de compañeros que ya no viven en la Academia, de reencontrarse con los compañeros que todavía continúan luchando por cumplir su sueño. Fue la primera vez que vimos a los 16 concursantes ensayando juntos Camina, el tema propio que han compuesto conjuntamente con Manu Guix. El mismo día de nuestra entrevista, Raoul se mostraba muy emocionado, a tan solo unas horas de haber podido abrazar a los compañeros que siguen dentro: “Sí, ha sido una pasada. Ha sido un chute de energía, ha sido como todo amor. Estábamos súper ilusionados, no solo en mi caso que me fui la semana pasada, sino porque estábamos todos los que nos hemos ido. Es que ha sido increíble”.

Enlaces patrocinados

La actitud de Raoul durante su semana de nominación fue determinante para su expulsión. De hecho, hay gente que cambió su voto, favoreciendo a Cepeda, aunque realmente preferían la voz del catalán. “Mi mala actitud de la última semana antes de irme, estar así de serio y estar tan enfadado me ha jugado a la contra, pero de todo se aprende”. A pesar de eso, Raoul nos ha regalado su talento y nos ha atrapado desde la gala 0. Las clases con los profesores y sus ganas de mejorar y superarse a sí mismo le han servido para evolucionar hasta el final. La versión de Every take my breath fue el reflejo del trabajo y el compromiso que este joven tiene con la música. “No tengo palabras, ha sido increíble. Mi balance es que lo he exprimido al máximo, he sacado el mayor partido que he podido en lo que he estado. Estoy muy contento, la verdad”. Operación Triunfo es una montaña rusa de emociones, de alegrías y decepciones y todo el que forma parte de esa Academia vive buenos momentos y otros no tan buenos que tiene que superar, siendo consciente de la suerte que tiene de estar en una academia de formación de tan alto nivel.“Mi mejor momento es cuando mis profesores, el jurado, mis compañeros han estado orgullosos de mí por el trabajo que he hecho y el peor momento ha sido cuando me he ido o cuando he tenido alguna mala contestación que se ha podido malinterpretar”. Todas las clases enseñan lecciones necesarias para todos los concursantes. Mamen les ayuda a sacar provecho a su instrumento con técnica vocal, Los Javis les impulsa a exteriorizar las emociones a través de las letras de las canciones que interpretan y otros profesores como Andrea les enseñan a comportarse encima del escenario y en la vida. Lecciones imprescindibles para convertirse en artistas de calidad. “La rutina de trabajo, el esfuerzo constante porque no había otra. Eso es lo que más voy a echar de menos porque me encanta ser un adicto al trabajo. La clase de Magalí era mi favorita porque me encanta el deporte y creo que uno se siente mejor cuando está en una buena forma física pero de todas las clases sacaba muchísimo provecho y no había una que me disgustase”.

Miriam, Nerea y Mireya se han convertido en los grandes apoyos de Raoul durante su estancia en la Academia. Con ellas ha sentido una conexión especial. “Son muy buena gente, con esto no estoy diciendo que los demás no lo sean pero especialmente conmigo han conectado súper bien y creo que son personas muy claras en lo que dicen, tienen mucha educación y cuidado con cómo dicen las cosas y son artistas de los pies a la cabeza, a las que admiro igual que al resto de los compañeros pero con ellas he tenido una especial afinidad”. Todos los concursantes viven intensamente su paso por la Academia de Operación Triunfo que ya se ha convertido en su segunda casa. Allí no solo conviven, sino que aprenden, mejoran, se divierten y construyen una amistad basada en la confianza y el cariño. No les da tiempo siquiera a imaginarse todo lo que está pasando fuera. Por eso, cualquier noticia procedente del exterior es una sorpresa para ellos como lo fue el hecho de que el representante de España en Eurovisión saliera de OT. “Al principio era como que presión, esto es muy grande. Nosotros hemos pasado de estar en nuestra casa cantando a  cantar aquí y luego Eurovisión. Cuenta con que estamos aislados, no sabemos nada y de repente es como un choque de realidad porque algo tiene que estar yendo muy bien en Operación Triunfo para que el representante de Eurovision salga de ahí y los concursantes no sabíamos que estaba yendo tan bien. Espero que uno de los cinco coja la iniciativa y lo haga súper bien. A mí me gustaría que fuese Agoney.”

Siempre se ha comentado que el reparto de temas a veces no es equitativo con todos los concursantes y es que hay semanas que los profesores intentan favorecer a unos y ponerles retos a otros, pero siempre con el objetivo de que cada uno de los concursantes demuestre su versatilidad en el manejo de diferentes estilos musicales. “Pienso que a todas las personas se les van poniendo retos para ver la versatilidad que tiene cada uno porque es para lo que venimos, para ser versátiles, para estar cómodos en sitios en los que antes estábamos incómodos. Entonces a cada persona le toca cuando le toca y es muy difícil la posición del jurado porque cada vez es más difícil. Cada vez los concursantes empiezan a ser mejores en lo que no lo eran, entonces no puedes minusvalorar a uno porque un día le salga mal porque sabes que se está esforzando muchísimo y que puede dar más”.

Raoul vive por y para la música. Es la pasión por la que ha luchado hasta el final en Operación Triunfo, un programa que le ha ayudado a mejorar y ser el fiel reflejo del esfuerzo y la superación. “Yo me desvivo por la música, veo a alguien cantando, que me paso el día viendo gente haciendo su arte en Youtube y me flipa, se me ponen los pelos de punta y saber que cuando yo lo hago a la gente le hago sentir eso, es increíble, es la mejor sensación. Es saber disfrutar de lo que estás haciendo y hacer disfrutar a los demás. Entonces cuando tuve la oportunidad de Operación Triunfo, dije voy de cabeza porque yo siempre me he visto en un sitio así. Después de las vacaciones de Navidad, los concursantes volverán a la rutina de la Academia para enfrentarse a la recta final de programa. El ganador puede ser cualquiera. “Esto es una pregunta que con los días se me hace mas difícil porque creo que este concurso no solo se basa en como es un artista, sino lo que transmite el artista cuando está también fuera del escenario porque hay un 24 horas. Entonces quedan muchas semanas, muchas cosas por ver de los concursantes, entonces no sé a ciencia cierta quién podría ser el ganador del concurso”.

 

 

Enlaces patrocinados