Raimundo llega buscando a Francisca, mañana en ‘El secreto de Puente Viejo’ (video)

En el capítulo de mañana de ‘El secreto de Puente Viejo’, Mauricio, el capitán y el cura celebran el éxito del fin del secuestro, pero D. Filiberto se enfada porque cree que este suceso refleja el desgobierno del país. Maqueda pide disculpas a D. Filiberto por su insistencia en conseguir la carta de recomendación, pero, astutamente, la consigue, al negociar con el cura que la madre del niño se ocupe de atender las ropas y comidas de  D. Filiberto como gesto de penitencia.

Adolfo simula colaborar con los revolucionarios y logra soltarse y liberarlos, salvo a D. Ignacio y Urrutia que están encadenados. Rosa se queda a ayudarlo a liberarles. Adolfo tiene una heroica actuación y salva a Rosa in extremis. Justo al salir, la estación vuela por los aires, están todos a salvo. En la plaza de Puente Viejo reciben a los rehenes,  D. Ignacio no deja de alabar la valiente reacción de Adolfo que trata de quitarse méritos y aparece la Marquesa qué, orgullosa, se presenta como la madre de Adolfo, dejando pasmado a todo el mundo, incluido a D. Ignacio.

Avance semanal del 16 al 20 de septiembre

En La Casona, Manuela recibe a la familia con alegría. Carolina pregunta por Adolfo y ambas alaban su conducta, aunque reconocen que es un tunante y además, el hijo de la marquesa. Pablo y Carolina se funden en un beso que el muchacho reprime. Carolina quiere contarle a su padre que se aman, pero Pablo cree que no es momento adecuado y da largas. Alicia respira aliviada al ver a su padre, pero le censura su entrega incondicional a D. Ignacio. D. Ignacio comenta a Pablo lo inconveniente que le resulta Adolfo para sus hijas por pertenecer a la familia de la marquesa y le recuerda lo que siempre le ha dicho, que él tampoco debe fijarse nunca en ninguna de ellas, las tiene vedadas.

Adolfo llega a casa y Tomás le explica la animadversión que la marquesa tiene contra D. Ignacio, pero también, que es el mejor cliente de las minas, por lo que le deben, cierto respeto. La marquesa le recuerda que, ahora, debe centrarse en el trabajo, ha tenido tiempo de vivir en Paris y ahora le toca acatar las órdenes de su madre. Le presenta al capataz Llega Maqueda y se percibe buena sintonía entre ellos.

Marcela está disfrutando de cierta intimidad con Tomas y se sorprende al ver llegar a Raimundo del que no sabe nada hace tiempo. Viene buscando a Francisca.

Únete a nuestro grupo en Facebook