Raimundo descubre la existencia de un pabellón oculto en La Habana, avances del 2 al 6 de diciembre en ‘El secreto de Puente Viejo’

Avance del capítulo 2218 (lunes, 2 de diciembre): Un encuentro con Antoñita inquieta a Raimundo sobre la marquesa

Marta, harta de la presión de los novios, pide a su padre que le permita trabajar en la fábrica y D. Ignacio acepta, aunque intuye que su hija trata de escapar de algo. Manuela y Encarnación comparten sus preocupaciones, tanto por Marta, a la que ven sufrir por la boda y por Carolina, de la que ninguna consigue saber que se trae entre manos. Marta se presenta en la fábrica y aunque intenta centrarse en comprender lo que Urrutia y su padre analizan, sobre la elaboración de los nuevos envases, su padre le destina a tareas administrativas. Pablo parece mejorar y aunque débil, planifica, junto a Carolina, su modo de salir de tan delicada situación; es un desertor y deberá huir.

La Casona está repleta de invitados, Mauricio coincide con el Capitán al que presiente inquieto, pero éste lo niega, asegurándole que todo está en orden, algo que no convence del todo al alcalde. La marquesa sugiere a Rosa que acepte vivir en La Habana tras la boda, algo que enoja a D. Ignacio que intenta retrasar ese momento. Doña Isabel disfruta viendo el miedo en  Solozábal y el temor a perder a su hija. Adolfo interrumpe la fiesta para convocar a Marta a su lado y anunciar que tiene algo importante que decir. La cara de ambas hermanas es un poema.

Alicia y Marcela se encuentran por casualidad y ante la actitud hostil de la tabernera, la joven sindicalista le recuerda que es ella quien ha ganado, recuperando a su marido. Le pide que le deje tranquila y que no fabule más sobre ellos, son solo compañeros de sindicato.

Urrutia pide a su hija que les acompañe a la fiesta de compromiso de Rosa, pero Alicia se niega en redondo, de nada sirve el intento de su padre de acercar posturas, algo que lamenta enormemente.

Damián propone a Alicia robar el camión que lleva el dinero al banco de Munia, evitando heridos y proporcionando al sindicato una buena partida económica. Deciden proponérselo a Matías.

Francisca añora a su marido y Antoñita, para animarle, quiere traerle sus flores favoritas. Raimundo se encuentra a la muchacha con el ramo y en la charla con la sirvienta percibe que a ella, casi se le escapa algo y que se muerde la lengua para callarlo. Antoñita informa a la marquesa del encuentro y del pálpito que le da Raimundo. Doña Isabel decide vigilar a Francisca y neutralizar a su marido si la cosa se complica.

Adolfo y Tomas se visten para la fiesta y el mayor le cuestiona su decisión, pero el prometido asegura tenerlo todo bajo control.

1
2
3
4