Antonio Torres (Roberto Álvarez)

    Esposo de Claudia Miralles. Médico de familia del Centro de Salud del barrio. Antonio conoce a sus vecinos tan bien como Claudia. En un sentido, les conoce mejor, ya que su consulta se convierte muy a menudo en un confesionario. Si Antonio se hubiera dedicado a la medicina privada, habría ganado más dinero, pero él es un médico de vocación. Siente que su labor es importante en el barrio y nunca se ha planteado ni irse a otro lugar, ni jubilarse.

    Tanto Claudia como él, aman sus profesiones, pero eso no ha supuesto nunca un obstáculo en su relación de pareja, hasta ahora.

    En la tercera temporada Antonio se traslada a Italia para someterse a un tratamiento experimental que podría suponer la cura a una enfermedad cardiovascular que padece, que de otra forma acabaría con su vida.