sábado, enero 23, 2021
Inicio Actualidad Mireya (OT 2017): "Decidí presentarme a los casting una noche antes"

Mireya (OT 2017): “Decidí presentarme a los casting una noche antes”

-

Enlaces patrocinados

Mireya Bravo se ha convertido en la sexta expulsada de Operación Triunfo 2017. La malagueña se despidió del concurso por todo lo alto con una brillante actuación de Ni un paso atrás que nos dejó a todos boquiabiertos. Un tema de Malú con el que logró escapar de ese estilo aflamencado tan característico. Sin embargo, Cepeda volvió a salir vencedor en la que fue su tercera semana nominado. Cultura en Serie ha podido hablar con Mireya a una semana de abandonar la Academia.

Mireya Bravo no podría haber elegido una canción que mejor defina su recorrido en Operación Triunfo, con firmeza, garra y talento. La andaluza no ha dado ni un paso atrás, sino que ha ido evolucionando favorablemente y mejorando en sus últimas semanas en la Academia. Mireya ha dado una lección a toda la gente que no confiaba en ella y no creía que tuviera talento más allá de sus versiones más flamencas. Ha demostrado que puede superar todos los retos, a pesar de las dificultades que una se vaya encontrando a mitad del camino. Con trabajo y constancia todo se consigue.  Mireya es una mujer que se  ha hecho más fuerte en el concurso, ha reído, ha bailado, se ha emocionado y ha disfrutado de la experiencia más bonita de su vida.

Enlaces patrocinados

Es difícil imaginarse cómo es la vida fuera de la Academia cuando vives dos meses envuelta en una burbuja de aprendizaje muy intensa, en la misma rutina, clase tras clase, gala tras gala. Cuando eso es lo único que conoces. En la Academia televisada, esa fábrica de sueños, no tienes contacto con el mundo exterior y tus compañeros y profesores se convierten en tu familia. “Ha sido como muy surrealista. Me sentía rara, creo que me ha costado más trabajo acostumbrarme a mi vida normal que estar encerrada sin saber nada. Me sentía muy rara cuando volví. He sentido el cariño de mi familia y mis amigos y también de mi pueblo porque me hicieron una quedada con la mayor parte del pueblo donde estuve firmando discos, fotos, camisetas y la verdad que muy bien, como yo quería, con la familia”. Por eso, cuando los chicos salieron a la firma de discos en Madrid, Barcelona y Valencia fue un auténtico shock ver que había tantísima gente esperando horas y horas por verles, miles de personas que les transmitían su cariño y apoyo. “Fue brutal, no nos esperábamos tanta gente. Se quedó gente por firmar discos, aumentamos media hora más, era como si estuviéramos trabajando en una fábrica firmando corriendo para que todo el mundo pudiera llevarse el disco firmado. Fue alucinante, flipante. Es que fue genial. Sin palabras. Y bueno con ganas de repetir. Vino gente de mi pueblo, vino gente de Andalucía, fuera de Andalucía que decían que venían por mí, para conocerme a mí y la verdad que eso me hizo mucha ilusión. Yo no sabía que tenía tanto apoyo por el público y cuando oí a todo el mundo gritando: “Mireya se queda” pues me emocionó mucho”.

Mireya sobre la firma de discos: “Yo no sabía que tenía tanto apoyo por el público y cuando oí a todo el mundo gritando: “Mireya se queda” pues me emocionó mucho”.

Operación Triunfo te cambia la vida. Los concursantes logran descubrir sus talentos, aprender cosas nuevas, conocer a personas maravillosas y a profesores que te tienden la mano y te ayudan a crecer como artista. Lecciones de vida que les servirán para su futuro profesional. Son 16 afortunados que han conseguido cumplir su sueño. “Lo mejor que me llevo son las clases con todos los profesores porque me han hecho aprender y evolucionar. Me llevo mi evolución que ya me lo dijeron los profesores y me llevo también todo lo que he aprendido como persona y como artista. Me han quedado muchas lecciones por aprender y sobre todo en las clases de Mamen, yo no me pierdo el 24 horas para estar en sus clases. Las clases de Mamen las echo mucho de menos porque me han ayudado a avanzar vocalmente”. Y como en la vida, hay momentos de bajón, de tirar la toalla y pensar que no vas a poder con todo. Y es precisamente en esos momentos cuando hay que sacar fuerzas de donde no las hay y más en un programa que pone todo a tu disposición para que te convierta en una estrella. El tren no pasa dos veces. Mireya lo pasó mal cuando tuvo afonía pero al final fue capaz de superarlo y seguir: “Lo que me anima a ir hacia delante es el pensar que estaba allí, en Operación Triunfo, que más de 10.000 personas habían hecho el casting y que yo era una de las 16 y yo había tenido esa oportunidad. Dije: “Mireya no te hundas, sigue para adelante y que sea lo que Dios quiera el día de la gala” y bueno, afortunadamente todo fue bien pero la verdad que tenía miedo”.

Enlaces patrocinados

Los compañeros siempre se convierten en el mayor apoyo de los concursantes dentro de la Academia. Son una familia. Se protegen unos a otros, se entienden, son generosos y sinceros, se consuelan. Juntos ríen, lloran y se complementan.  Se quieren y se admiran. “Voy a echar de menos cuando nos empezábamos a repartir la comida y empezábamos a contar cuantos cachitos había para cada uno. Miriam y Raoul son personas son muy especiales. Con Miriam estuve desde los casting, nosotras decimos que hemos encontrado a nuestra alma gemela, también nos parecemos mucho, tenemos mucho carácter pero después somos muy sensibles y muy lloronas a Raoul le quiero como a un hermano, como el hermano que no tengo, le aprecio un montón y bueno es verdad que en ellos dos he tenido un apoyo que a lo mejor en otros no he podido encontrar pero también creo que es porque nos conocíamos desde los casting. Como artistas son muy grandes y cada vez lo están haciendo mejor, se van superando, han avanzado y creo que tienen mucho camino”.

Mireya estuvo a punto de no presentarse a los casting de Operación Triunfo 2017. La decisión la tomó la noche de antes, animada por su madre. Una elección de la que se sentirá orgullosa toda su vida. “Yo no estaba segura de presentarme a los casting porque yo decía lo típico, a mí no me van a coger, para qué me voy a presentar si hay mucha gente buena. Y fue mi madre la que me animó a presentarme y dije bueno venga, voy a ir. Esto lo decidí la noche antes, a las 12 y pico de la noche. Me presenté a los casting y digo bueno a ver qué pasa, yo veía que la gente cantaba súper bien. Y cuando Noemí me puso la pegatina yo decía: ¿que tendré yo para gustarle? y fui pasando los casting. Te lo juro de verdad que no he pasado más nervios en mi vida y creo que los nervios que hemos vivido en los casting no los hemos vivido ni en las galas ni en el programa. Para mí ha sido un orgullo y un paso muy grande porque de no creer que yo valiera para pasar todos estos casting que sabemos que OT es lo más grande y ahora ver que los he pasado todos y he estado dos meses en la academia pues para mí eso es muy grande”.

Mireya cruzó la pasarela por última vez con Ni un paso atrás de Malú que defendió con garra, emoción y una voz arrolladora que fue capaz de traspasar la pantalla. La malagueña fue la sexta expulsada del programa musical con un 53% de los votos frente a Cepeda que encaraba su tercera semana como nominado. Todos hemos evolucionado y nos podríamos haber ido cualquiera de los dos pero tenía la intuición de que yo me iba. Por eso no me tomé tan a pecho la nominación. En toda la semana no había pensado en que estaba nominada. Mireya fue valiente y escribió una carta de despedida que estuvo a la altura de la artista que es , asumiendo nuevos retos y explotando nuevos talentos que la gente desconocía: “En todas las actuaciones, desde la 0 hasta la última creo que se ve bastante mi evolución y con la que me quedo es con esta última porque la gente me ha visto en otro estilo en el que no me veían porque todo el mundo me encasillaba en el flamenco cuando yo por ejemplo me veo también en ese registro. Yo siempre digo, voy a ser valiente, cojo un tema que no conozco en el que tengo que aprender bastante, entonces creo que viene bien no tener viciado el tema”.

El gallego se enfrenta esta noche a su cuarta nominación esta vez con Raoul como rival. Mireya declara sentir muchos nervios ante la expulsión que parece que volverá a ser muy reñida: “No tengo ni idea, se puede ir cualquiera de los dos y es que los dos tienen muchísimo apoyo. Por las redes sociales está más o menos igualada la cosa, yo estoy atacadita, estoy de los nervios”. Parece que a Cepeda le puede la presión del directo, algo que han resaltado sus profesores durante las últimas galas. “Los profesores de la Academia le decían que en los pases de micro lo hacía muy bien y después cuando llegaba al directo como que echaba un paso atrás. Como yo le dije: “Cepeda, no te hundas, esto que te sirva para venirte arriba, para ser fuerte y mira qué es lo que falla para que la actuación en directo te salga como te dicen los profesores””.

“En las habitaciones seguimos siendo como somos, pero ya hacemos más bromas de la cuenta, a lo mejor se escapa un pedillo más de la cuenta. He visto lo de Amaia esta semana y me he hinchado a reír, también se escuchan muchas voces diciendo apaga la luz, que me quiere acostar ya, regañinas de callaros ya que quiero dormir. Hablar entre todos juntos y apoyarnos porque al fin y al cabo somos una familia.”, así habla Mireya de las noches en esas habitaciones donde ya no hay cámaras y pueden sentirse más libres que nunca. La relación entre Amaia y Alfred es un secreto que parece que está saliendo a la luz en los últimos días cuando se vio su primer beso a través del canal 24 horas. Sin embargo parece que en la Academia nadie se daba cuenta de su amor: “No sé si hay amor entre ellos en la Academia pero yo me he quedado flipando con lo que he visto porque yo eso no lo había visto dentro y ahora aquí fuera una se entera de todo. Nosotros estábamos en una clase, en un box o en la habitación pero claro ahora fuera se ve todo muy bien y cuando yo les vi darse el beso dije pues a ver si van a tener algo ellos dos. Como no soltaban prenda. Nosotros les preguntábamos y era no, no tenemos nada”.

Mireya tiene un claro ganador y una favorita para estar entre los seis finalistas: “Yo puse en el sobre que Agoney y lo sigo manteniendo porque me gusta mucho pero Miriam la verdad es que está evolucionando bastante y la veo entre las finalistas”. Mireya ha dejado la Academia de los sueños pero ahora la vida sigue y lo que venga será un regalo para una chica que no dejará de aprender y compartir su talento con el mundo entero: “soñar, seguir soñando porque si sueñas, yo creo que los sueños se hacen realidad como por ejemplo esto. Seguir cantando, seguir aprendiendo, seguir formándome, estudiando y haciendo todos los conciertos con todos mis compañeros y lo que surja”.

 

Enlaces patrocinados