En el capítulo del lunes, tras el asesinato de Ibarra, la policía busca a contrarreloj a Alejandro Font, principal sospechoso. Silvia y Nacha acuden al domicilio de Santos Mercader para buscar algún rastro del policía, pero no va a ser fácil. Con la ayuda del narco, Font planea salir del país cuanto antes y desaparecer del mapa con el dinero de sus cuentas en Suiza. 

Mientras, Miralles se siente culpable del fatídico final de Montse. Piensa que si hubiera dado vía libre a Ibarra para actuar contra Font, las cosas no habrían terminado así. En comisaría tratan de animar a la inspectora jefe y poner el foco en la detención de Font.

Únete a nuestro grupo en Facebook

Por otra parte, Antonio sigue investigando a Salcedo. Sabe que está «vendiendo» bajas ilegales a sus pacientes pero no tiene pruebas de ello. Junto con una enfermera de su confianza tratará de dar caza a su amigo y llevarlo ante el juez, pero no le será fácil. 

Cote, un camello que trabaja para Santos, ronda desde hace unos días a Ricky, intentando que vuelva a consumir. Álvaro se da cuenta de ello y amenaza al chico. Cuando Santos se entera, intenta parar al mediano de los Soler, lo que provoca justamente lo contrario, que sus ganas de jugar en su contra aumenten.