Marina, tras su paso por ‘OT 2017’: “Soy muchísimo más fuerte de lo que entré”

0

Su voz es delicada, especial y desgarradora. Un volcán de sensaciones a punto de estallar. Siempre creímos en su talento cuando ni siquiera ella lo hacía. Alguien dijo una vez que la vida es como una bicicleta. Para mantener el equilibrio, tienes que seguir adelante. Son idas y venidas. Son momentos, emociones y recuerdos que sirven para aprender y mejorar en un camino que se construye a base de trabajo y esfuerzo. A lo largo de estas cinco galas hemos sido testigos del recorrido vital de una mujer que ha aprendido a quererse y confiar en todo lo que lleva dentro. Al fin hemos visto a la Marina que queríamos ver. Este es el verdadero sentido de Operación Triunfo.

Marina, exconcursante de Operación Triunfo se despidió del programa con The Voice Within, un tema de Christina Aguilera que defendió con una fuerza y seguridad en sí misma, a la que no estábamos acostumbrados. La quinta gala del concurso musical acabó entre lágrimas con la expulsión de Marina. Finalmente fue Mireya quien ganó la permanencia en el programa con el 63% de los votos del público. A pesar de todo, Marina recibió la felicitación de los profesores y los halagos de Mónica Naranjo: “Tienes una de las voces más bonitas que he escuchado en mucho tiempo”. La sevillana recibió el resultado con aceptación. Marina cruzó la pasarela por última vez con la sensación de haber cumplido un sueño del que no quería despertar. “Todo el mundo tiene que salir de ahí, son las reglas del juego. Muchísimo es haber entrado. A mí me dices en verano cuando me presenté al casting que yo iba a entrar a la Academia y me muero vamos. Sabía que iba a ser algo importante pero hasta que no lo vives, no eres consciente”. Los expulsados no imaginan el cariño y el apoyo que reciben desde fuera. Su vida se reduce a la casa de Operación Triunfo, donde comparten sus miedos y alegrías. Por lo tanto, ver las reacciones del público y la repercusión del talent show siempre es una grata sorpresa, aunque siempre existen comentarios hirientes que es mejor ignorar: “Estoy intentando responder a todo el mundo pero no me da tiempo. Pero bien, son muy majetes la verdad. Hay comentarios negativos pero como en todo, la cosa es no darle bombo porque no merece la pena malgastar tiempo en comentarios que no hacen nada más  que daño”.

Al principio del programa, Marina era una chica que a pesar de su bonita voz, pisaba el escenario con miedo y una falta de seguridad que hacía que no brillase como ella podía hacerlo. Las clases le han servido para mejorar y así de orgullosa lo explica: “Me han enseñado a ir quitándomelo poquito a poco. Soy muchísimo más fuerte de lo que entré y me quiero un montón. Antes no y ahora sí”. Gracias a los profesores ha aprendido a mejorar la confianza en sí misma, un trabajo que ya se vio en su última actuación. “Lo que me decían los Javis de romper más el muro a la hora de no tener miedo de expresar mis sentimientos, yo creo que lo hice en la gala 5, aunque fui expulsada, y estoy muy contenta”. La ex concursante de OT 2017 ha tenido clases de interpretación, yoga, fitness, baile. De todas ellas, se lleva algo especial pero lo sorprendente es que ahora es una apasionada del baile. “Me han aportado todas muchísimo, desde la que más flaqueo que era baile. Las clases de baile las cogí con muchísimo miedo y luego me fui diciendo a la profesora: “en cuanto pueda me apunto a baile”. Me gustaban muchísimo. Me ha empezado a gustar”. Su propósito es reforzar todo lo aprendido y continuar en ese camino: “reforzar más las cosas que he aprendido y obviamente muchísimas más clases de Mamen de técnica vocal”.

El año pasado esta joven artista no pasó por su mejor momento, como ella misma explicó durante su último chat. Operación Triunfo ha sido una oportunidad para empezar de cero y hacer realidad uno de sus mayores sueños, dedicarse al mundo de la música. Y compartir con sus compañeros una de las experiencias más inolvidables y enriquecedoras de toda su vida. “Me presenté a los casting porque el sueño de mi vida es ser cantante, es algo muy difícil de conseguir desde fuera sin un empujoncito. A mí me encantaba Operación Triunfo y cuando vi que volvía era como bueno yo creo que es la oportunidad de que OT sea mi empujoncito. Entonces me presenté, tuve muchísimo miedo en la cola, me iba a ir, intenté irme 6 veces, mi hermana no me dejó. Hasta la segunda semana dentro, no me di cuenta de donde estaba, nos pasó a todos. Había veces que no sabíamos ni que estábamos ahí”. Marina admite que su vida antes de entrar en la Academia era prácticamente igual, con la única diferencia de que ahora es conocida y tiene fans. “No ha cambiado tampoco mucho. El hecho de que antes subía covers a Instagram, los veían mis amigos y ya está y ahora lo ve gente que se denominan mis fans y eso es muy gracioso (se ríe)”.

Esta joven sevillana siempre ha sido más susceptible a la hora de enfrentarse a las críticas de los profesores y el jurado, pero con la mente abierta y siendo consciente de que eran comentarios constructivos que le servían para mejorar en su camino profesional. “La primera vez que me nominaron en Complicidad se me vino el mundo encima pero yo creo que a la segunda vez te pones triste, estás de bajón pero luego te das cuenta que así no aprovechas nada. Siempre hay que tomarse las críticas de personas que entienden muchísimo para crecer”.

Marina declara echar mucho de menos a sus compañeros, un grupo con el que lo compartía todo. Compañeros que ahora se han convertido en sus mejores amigos y confidentes. “Estoy echando muchísimo de menos a mis compañeros. Cada vez que les veo en el 24 horas o en el pase de micros es como dios mio cómo les echo de menos. Dormíamos muy poco y hablábamos mucho. Es que es normal, meten a 16 personas ahí, les tienen todo el día haciendo cosas y luego por la noche no quieras que estemos tranquilitos, estamos todos deseando contar qué tal nos han ido las clases”. La nueva edición de Operación Triunfo se ha convertido en un espejo de respeto y libertad, donde los jóvenes encuentran un lugar donde mirarse. Marina ha sido una de las grandes defensoras de estos valores. Una actitud que volvió a hacer presente al reencontrarse con su novio Bast: dar visibilidad y normalizar la diversidad sexual.”Historia de la televisión pública” fue uno de los comentarios más repetidos en las redes sociales. “Para mí fue darle un beso a mi novio y ya. La repercusión lo hemos visto luego pero es que realmente para nosotros es algo normal, no lo hicimos por nada en especial. Simplemente porque es lo que hacemos siempre”, admite.

Parece que Marina aún no tiene claro quién va a ser el ganador de OT 2017, a pesar de que su primer voto fue para Agoney y finalmente se decantó por Amaia en el chat: “Al principio pensé que iba a ser Ago y luego cuando llegamos a plató era como que había muchísimo fenómeno fan con Amaia, luego con Alfred, Aitana. Llega un punto en que mi cerebro explota y no sé quien va a ganar aquí”. El camino de Marina continúa. Nos hubiera encantado disfrutar un poco más de ella dentro de la Academia, viéndola crecer y aprender juntos de su mano, pero el destino elige y seguro que la vida tiene un regalo precioso preparado para ella. “A seguir aprendiendo hasta conseguir lo que quiero. Esto es solo el principio”.

Estudiante de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos. Redactora de Cultura en Serie. Amante de la televisión y las series. También ayudo en la gestión de las redes sociales. Mis dos grandes pasiones son la música y escribir.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies