El personaje de Antonia, interpretado por Laura Baena, vuelve hoy a la prisión de ‘Cruz del norte’ en el tercer capítulo de la cuarta temporada de ‘Vis a vis’ que esta misma noche se estrena en FOX. Por ello hemos decidido entrevistarla, y esto es lo que nos ha contado.

Tu personaje en ‘Vis a vis’ salió de la prisión en la pasada temporada… ¿A qué se dedicará fuera? ¿La volveremos a ver en prisión?

Lo podréis ver en el capítulo 3

Suponemos que contarás con más rodaje en exteriores… ¿Cómo comenzará tu trama?

Mi trama comienza en el tercero, y en alguno más. Podréis contar las veces que a la Antonia le da el solecito.

¿En qué te inspiras para crear tu personaje?

En mujeres que he conocido cuando trabajé en el centro penitenciario de Málaga. Lleve el taller de teatro.

¿Qué supone para ti participar en una serie como esta?

Supone experiencia y conocimiento en el medio, un paso agigantado en mi carrera. Pero sobre todo un orgullo inmenso el haber sido participe de la serie que ha marcado un antes y un después en la manera de crear series españolas.

¿Cómo será su relación con las nuevas incorporaciones?

Mi relación con las nuevas será de patio y cachondeo, pero cuando toca, de unión y a partirse la camisa por ellas. Con Alta Gracia será un poco más intensa.

¿Qué diferencia esta temporada de las anteriores? ¿Qué destacarías de ella?

Que intervengo menos. Y destacaría el buen trabajo de todos, la implicación, trabajando a cien por hora, pero de todos, todos. Que eso ya era destacable, pero los que se han ido incorporando al equipo, tanto compañeros como cualquier departamento, se han ido adhiriendo a este ritmo desenfrenado como cachos de plastilina. La labor de todos es muy destacable.

¿Qué opinas del camino que está tomando la ficción española?

Creo que la ficción está asombrando a todos, con las nuevas tecnologías, plataformas, los nuevos creadores y creadoras que ponen tanta pasión, se está haciendo una ficción de mucha calidad. Las nuevas series son puro cine.

¿Cuáles son tus proyectos futuros?

Trabajar y no dejar de prepararme para lo que pueda llegar.