domingo, enero 17, 2021
Inicio de Cine "La gran seducción": Lejos de la ciudad

“La gran seducción”: Lejos de la ciudad

-

Enlaces patrocinados

Por Francisco Gil. La gran seducción es una historia entrañable, de esas que tienen una narración directa y que no necesita de efectos especiales que impresionen al público. Se debe tan solo a la coherencia de la idea, y al buen hacer de Brendan Gleeson.

Murray (Brendan Gleeson) es un parado más de un puerto pesquero llamado Tickle Cove. Prácticamente todo el pueblo vive gracias al subsidio gubernamental, y hay pocas esperanzas en que el lugar repunte y llegue a tener la vida de la que antaño disfrutó. La única esperanza es que una compañía petrolífera se instaure en la zona con una planta de reciclaje, ofertando con ello un empleo seguro a cada uno de los poco más de cien habitantes. Todo ello siempre y cuando el pueblo cuente con un médico fijo. Pero, ¿qué médico, en su sano juicio, va a querer echar raíces entre cuatro casas de aspecto lamentable? Ante las dificultades encontradas, el alcalde se marcha a buscar mejor vida a la ciudad, y es ahí donde, ejerciendo de agente de seguridad, conoce a un médico en posesión de cocaína. Ahora este médico, el doctor Lewis, tendrá que obedecer al chantaje del ex alcalde, pasando un mes de prueba en Tickle Cove.

Ahí viene lo divertido: Murray, ejerciendo de alcalde, y dolido por la marcha de su mujer en busca de mejor fortuna, organizará a todos sus paisanos para lograr que el doctor Lewis se enamore de ese decrépito puerto.

Enlaces patrocinados

La historia transcurre por tanto en esa línea de engaños constantes entre los lugareños y el médico, que ofrece gags divertidos gracias en parte a los atributos de los personajes secundarios. Exceptuando a los protagonistas, los demás son personajes-tipo, que a pesar de no salirse de su rol particular (por ejemplo, las señoras mayores, cotillas, y convertidas a teleoperadoras que escuchan y apuntan las conversaciones telefónicas del doctor Lewis para captar lo que le gusta y lo que no) logran mantener  el interés del espectador sobre la historia.

Gleeson, consolidado como actor secundario de lujo en películas como Braveheart (Gibson, 1995), Gangs of New York (Scorsese, 2002), 28 días después… (Boyle, 2002), etc., se desenvuelve maravillosamente (como buen actor que es) en el papel del protagonista, Murray. Aporta gran cantidad de matices emocionales a un personaje que sobre el papel podría haber resultado más tosco y superficial, y eso, cómo no, se agradece.  Además, sabe mantener un toque infantil que prevalece en el personaje, sin que por ello resulte ridículo.

Taylor Kitsch apenas recuerda ya a aquel fallido John Carter (Stanton, 2012), y se introduce en temas más mundanos, dando la réplica a Gleeson bajo la apariencia del doctor Lewis. En ocasiones, da la impresión de ser un personaje ligeramente desfigurado; de inicio promete cosas que luego no va a poder cumplir. No se sabe si es un “chico malo” o un “chico responsable”.

Enlaces patrocinados

El guión, por tanto, deja varios cabos sueltos, especialmente en lo referente al susodicho doctor Lewis, y desaprovecha situaciones que bien podrían haber satisfecho mucho más al espectador. El arco de transformación de ese personaje es confuso, y materializa ese vaivén en varias situaciones, como por ejemplo, sus encuentros pretendidamente amorosos con una chica del pueblo. Esto podría poner en riesgo al resto de elementos, pero no ocurre porque, como decíamos, el vecindario del pueblo está muy bien ensamblado y hace que la risa que nos provocan olvidemos esas lagunas. Además, ahí está Murray para cerciorarse de que todo marcha decentemente, junto con la banda sonora, estupenda a lo largo de toda la película.

Don McKellar pretende emocionarnos deliberadamente, especialmente con un final que ni sorprende, ni es mediocre, pero que tampoco juega bazas interesantes.  La gran seducción es un ejercicio de cine familiar que ciertamente funciona a varios niveles, haciéndonos reflexionar acerca de la vida en la ciudad y en el campo (o el puerto, como en Tickle Cove), pero, aun con todo, es un filme que da  menos de lo que promete.

Ficha técnica:

  • Dirección: Don McKellar.
  • Guión: Ken Scott, Michael Dowse.
  • Reparto: Brendan Gleeson, Taylor Kitsch, Gordon Pinsent, Liane Balaban, Mark Critch, Mary Walsh, Morgan T. Lee.
  • Fotografía: Douglas Koch.
  • Montaje: Dominique Fortin.
  • Arte: François Sénécal.
  • Música: Maxime Barzel, Paul-Étienne Côté, Francois-Pierre Lue.
  • Producción: Barbara Doran, Roger Frappier.
  • Productora: Max Films inc., Morag Loves Company.
Enlaces patrocinados