domingo, abril 21, 2024
InicioHeridasLa familia de Manuela sospecha que ha secuestrado a Paloma en el...

La familia de Manuela sospecha que ha secuestrado a Paloma en el sexto capítulo de ‘Heridas’

-

Antena 3 estrena el jueves el capítulo 6 de ‘Heridas’, en el que Manuela no puede sostener las mentiras sobre Paloma ante su familia.

‘Heridas’ es un intenso drama que aborda el tema del abandono infantil y la búsqueda de la propia identidad a través de las vivencias presentes y pasadas de sus dos protagonistas.

Contará con 13 capítulos de 50 minutos de duración, está protagonizada por Adriana Ugarte, Cosette Silguero y María León, que interpretan a las protagonistas de la historia. Junto a ellas, completan el elenco Javier Collado, Elisabet Gelabert, Sonia Almarcha, Pau Durá, Xoán Fórneas e Iván Marcos, entre otros.

Capítulo 6 de ‘Heridas’

Tras haber reconocido Manuela a su familia que Paloma es su hija, les sigue mintiendo, afirmando no saber quién es el padre, un argumento que acrecienta la sospecha en los León: ¿y si fuera Héctor?, él mantuvo una relación con Manuela tiempo atrás, prácticamente hace los mismos años que tiene la pequeña.

En paralelo, la sospecha de Héctor se va haciendo mayor e intenta tender mayores vínculos con Manuela y la pequeña. Manuela advierte a Paloma: ese hombre es un policía y no debe contarle nada. 

Y en casa de Rocío, la mujer lee en el periódico la noticia de la desaparición de Alba: “Tres días sin Alba Romero, continúan las labores de búsqueda”. Sus dudas se encienden y comienza a atar cabos… 

Lucho y Yoli han llegado a la estación de tren de Madrid. Su primo Ramón les recoge, pero les advierte que no vivirán gratis. Lucho, egoísta y oportunista, solo piensa en su mujer para que ella trabaje.

Así es ‘Heridas’

Manuela es una joven que vive sola en una cabaña donde estudia los humedales andaluces. A los 28 años, su vida gira en torno a las aves, las que viven allí y las que están de paso como ella.

A pocos kilómetros vive Alba, una niña de siete años que nunca tiene quién le haga el desayuno. Su madre, Yolanda, trabaja de noche como pole dancer y duerme de día. El novio de ella, Lucho, no está por la labor de cuidar a una niña que no es suya. La casa es un desorden de objetos y horarios. Alba, como puede, asiste al colegio, muchas veces sin nada en el estómago.

El día en el que Manuela encuentra a la pequeña Alba, comenzarán un viaje que obligará a Manuela a enfrentarse a los demonios de su pasado y a cuestionarse los pilares de su vida.