sábado, mayo 28, 2022
InicioOtras seriesFekeli impide que Yilmaz cumpla su sueño con Züleyha, avance del 18...

Fekeli impide que Yilmaz cumpla su sueño con Züleyha, avance del 18 al 22 de abril en ‘Tierra amarga’

-

‘Tierra amarga’ inicia la semana con la revelación de Mügjan: fingió estar embarazada para retener a Yilmaz… Nadie puede creer lo que escuchan. Ni siquiera su tía imaginaba que su sobrina llegaría tan lejos.

La semana estará marcada por la crisis en los Fekeli, con Mügjan lejos de Kerem Ali, desesperada, tratará de hacer lo que sea por recuperar su hijo, incluso llegando a poner en riesgo su propia vida.

Al mismo tiempo, Yilmaz y Züleyha preparan su huida. Esta vez nada podrá pararles… ¿o sí?

AVISO IMPORTANTE: Esta noticia contiene spoilers de los próximos capítulos que se emitirán en Antena 3. Te adelantamos algunos detalles de lo que veremos en los capítulos que Antena 3 emitirá entre el 18 y el 22 de abril.

Yilmaz expulsa a Mügjan de su vida y se queda con Kerem Ali

Yilmaz, Fikret y Fekeli no pueden creer lo que están escuchando. Mügjan acaba de confesar que no está embarazada, todo ha sido una mentira para separar a Yilmaz de Züleyha.

La reacción de Yilmaz no se hace esperar. Lo que ha hecho es muy grave y toma una decisión drástica: separar a Kerem Alí de su madre.

Pero antes agarra a Mügjan y la introduce en su coche a la fuerza. Fekeli trata de parar a Yilmaz pero es imposible.

Yilmaz acelera y llega hasta la mansión, donde interrumpe una reunión de Züleyha con Sermin y Fusun, que miran a la pareja perplejas. Él le grita que confiese… y Mügjan obedece, afirmando ante Züleyha que no está embarazada, todo ha sido un invento para separarlos.

Fekeli llega e impide que la situación acabe en otro enfrentamiento con Demir, pero todos quedan impactados ante la forma de actuar de Mügjan… ¿es que se ha vuelto loca?

Sin embargo, lo peor para Mügjan aún estar por llegar. Yilmaz ha tomado una decisión sobre su futuro: enviarla a Estambul con su tía separándola de Kerem Alí, que se quedará con él.

Destrozada, Mügjan lucha por estar con su hijo, pero los hombres de Yilmaz la alejan de la mansión de Fekeli rumbo a Estambul.

Las consecuencias de las mentiras de Mügjan

Ni siquiera Behice es capaz de comprender como su sobrina ha podido mentir en algo como un embarazo… ¿Cómo pensaba mantener el engaño?

Además, la culpa de su desdicha, ahora serán expulsadas de la casa y se quedarán sin nada… ¿Cómo van a vivir? Mientras a Mügjan lo único que le preocupa es estar lejos de su hijo, Behice la maldice por haber arruinado sus planes de hacerse con la herencia de Ali Rahmet.

Fikret tampoco puede comprender la forma de actuar de Mügjan, pero tiene claro que la mujer está influenciada por su tía y por los continuos desprecios de su marido.

Además, el sobrino de Fekeli ha tomado una decisión; tras las acusaciones de Yilmaz no puede seguir en la casa y decide marcharse a otro lugar.

Al mismo tiempo, aunque Fekeli cree que la reacción de Yilmaz está totalmente justificada, tratará de manejar la situación para evitar que su hijo cometa una locura separando a una madre de su hijo para siempre.

Pero antes Fekeli reprocha a Mügjan las muchas veces que la ha defendido ante Yilmaz, anteponiendo sus intereses a los de su hijo.

También para Züleyha tendrá consecuencias el episodio vivido en la mansión… Demir intuye que Yilmaz y ella vuelven a planear huir juntos, y por ello, Akkaya ha hecho confesar a Mügjan ante Züleyha.

El cambio de Demir

Züleyha no puede más, y ante la obsesión de Demir, no puede seguir ocultándole la verdad. Será sincera con él y afrontará las consecuencias.

La mujer le revela que sigue viéndose con Yilmaz, que ambos se siguen queriendo y que, aunque ni Mügjan ni él les permitan ser libres, su amor es más fuerte que todo eso.

Dispuesta a cargar con la furia de su esposo ante tal confesión, Züleyha se lleva una gran sorpresa. Demir se muestra comprensivo con ella… y de nuevo le declara su amor. Aunque lo abandone, aunque nunca pueda ser correspondido, él siempre la querrá.

Züleyha se convierte en la única aliada de Mügjan

Mügjan es rechazada por todos tras confesar la verdad sobre su embarazo. Incluso Behice la martiriza por ello, sobre todo, después la decisión de Yilmaz y Fekeli de enviarlas lejos de Çukurova.

Tampoco Fekeli puede ayudarla, al menos por ahora. Le pide tiempo para que Yilmaz recapacite… debe asumir las consecuencias de sus errores.

Cuando pasan los días y las horas y no puede estar con su hijo, Mügjan se da cuenta de que solo una persona puede ayudarla a volver a tenerlo entre sus brazos: Züleyha.

La mujer accede a ayudar a la que hasta ahora es su peor enemiga… sin embargo, Mügjan se aprovecha de su buena fe y comete el peor error de su vida… provocando una terrible tragedia en la que se verá envuelta Züleyha.

Fekeli pone en su sitio a Behice

Tras lo ocurrido con Züleyha y Mügjan, Yilmaz no sabe cómo actuar… y pone en manos de Fekeli el futuro de su mujer y su tía. Fekeli sabe que tiene una tarea difícil, pero lo primero es poner las cartas sobre la mesa con Behice.

El hombre sabe que el único objetivo de la mujer es tener una vida cómoda y llena de lujos, algo que no le permite la pensión de su padre ni el poco dinero que le dejó su hermano.

Fekeli la acusa de ser la instigadora de los comportamientos más horribles de su sobrina, con tal de mantener el estatus en su casa. Pero todo ha llegado a su fin.

Mügjan y Yilmaz se divorciarán y todo acabará.

Viendo su final, la mujer prepara el terreno a Mügjan, se divorciará de Yilmaz, pero debe reclamar lo que es suyo.

Züleyha y Yilmaz planean su fuga

Todo parece estar de su parte. Esta vez nadie podrá detenerlos. Yilmaz y Züleyha planean su fuga a Alemania, pero ella solo pone una condición: esperar los 40 días de la muerte de Hünkar. Ella era como su madre y no puede irse de Çukurova sin honrarla.

Yilmaz acepta. Züleyha y Saniye preparan el encuentro por los 40 días tras la muerte de Hünkar. Esa noche, todo cambiará para la mujer, pues, aprovechará la reunión para huir con los niños sin que nadie sospeche.

Sin embargo, cuando la pareja viaja con los tres niños rumbo a Alemania, la policía los detiene. No es un control rutinario… los buscan a ellos.

Alguien ha denunciado la desaparición de los niños. ¿Demir? ¿Mügjan? ¿Behice?… La sorpresa es mayúscula cuando Züleyha y Yilmaz se encuentran en comisaría con la persona que les ha impedido cumplir su sueño: Fekeli.

¿Quién es el interlocutor de Fikret?

Al margen de todo lo que ocurre entre las dos familias, Fikret continúa buscando su objetivo… El hombre alquila una pequeña oficina en el pueblo en la que poder ir acumulando documentos sobre la familia Yaman… pero, ¿con qué motivo?

En su afán por conocer todo sobre los Yaman, el sobrino de Fekeli descubre que Yilmaz vendió todas sus propiedades a Hünkar… y qué, con ella muerta, Demir es el legítimo propietario de todo.

Todo ello lo comenta con su interlocutor, alguien que se encuentra en Estambul y con quien charla amistosamente…

Sevda, ¿doble cara?

Desde que Sevda llegó a la mansión, se ha ido ganando el apoyo y la confianza de todos. El de Demir y Züleyha ya lo tenía… pero gracias a ellos, el pueblo de Çukurova y los empleados de la mansión han ido acostumbrándose a su presencia.

Todos excepto Saniye, quien, pese a estar a punto de ser despedida por sus continuos desplantes a la cantante, aún sigue pensando que no es trigo limpio.

Poco a poco trata de ocupar el lugar de Hünkar en la mansión, y parece que lo está consiguiendo… más aún si Züleyha consigue marcharse con Yilmaz. ¿Conseguirá su objetivo?