martes, enero 26, 2021
Inicio Críticas 'Estoy Vivo' se despide con un memorable y emotivo final de temporada

‘Estoy Vivo’ se despide con un memorable y emotivo final de temporada

-

Enlaces patrocinados

Estoy Vivo, la serie revelación de la temporada, se ha despedido este jueves de los espectadores con esperanzas de que haya una segunda temporada. No es un adiós, es un hasta luego a una de las mejores ficciones que nos ha regalado este año que acaba con una historia diferente, auténtica y original que nos ha atrapado de principio a fin y se ha ganado un hueco en nuestros corazones. Un final apoteósico, cargado de intriga y emoción que elevó a la ficción de TVE a lo más alto. A pesar de la fuerte competencia a la que se enfrentaba (GH Revolution), el proyecto producido por Globomedia se ha convertido en uno de los más valorados por el público y ha conseguido mantenerse líder indiscutible en su noche de emisión cerrando su primera temporada con una media del 14,1% de share. Protagonizada por Javier Gutiérrez, Anna Castillo y Alejo Sauras, Estoy Vivo ha logrado dar un paso más allá en la ficción española y ha arriesgado apostando por un género que nunca antes había sido explorado dentro de nuestras fronteras.

Enlaces patrocinados

Estoy Vivo ha cerrado su primera temporada con la muerte de uno de los personajes más entrañables y con uno de los más odiados por los espectadores. Un final agridulce pero esperanzador con tramas abiertas que dan lugar a una nueva entrega de la serie, a falta de confirmación por parte de la cadena. Sin adornos. Directo y emocional. Laura decide empezar una nueva vida junto a Marquéz, su amor verdadero, aunque ella todavía no lo sepa. Es hora de dejar las lágrimas y volver a ser feliz. Laura es el reflejo de esas mujeres valientes que lo dan todo por los suyos. Por su lado, el Carnicero secuestra a Bea. Solo piensa en acabar con su vida porque está convencido de que en un futuro será ella la científica que creará una fuente de energía que destruirá la tierra. El abuelo vuelve a casa y a partir de ese momento todo da un giro de 180º. Intriga, tensión y emoción con un ritmo trepidante que no deja tregua al espectador. Una persona muy importante en la vida de la familia Vargas morirá en el intento de salvar a Bea de las garras de El Carnicero. Pero aquí no se acaba todo porque Márquez tiene una nueva misión que veremos si se desarrolla en una segunda temporada.

Al final lo importante es la familia, siempre unida. Las palabras de Laura en la última secuencia de la temporada nos enseñan que aunque la vida nos sacuda fuertemente, tenemos que levantarnos y seguir adelante: “Cuando la vida te golpea lo que tienes que hacer es levantarte siempre con una sonrisa. Cuando creas que algo no tiene solución, piensa que siempre habrá alguien a tu lado. Solo hay que saber mirar”. Una reflexión final necesaria que cualquiera de nosotros podemos aplicar a nuestra vida.

Enlaces patrocinados

Estoy Vivo es una serie memorable que ha dejado huella en nuestro corazón. Una historia policíaca con tintes sobrenaturales que llega al público por su magnífico reflejo de la familia que se sustenta en un sublime reparto actoral. Su manejo de la emoción, su capacidad de llegar al espectador por su realismo empatiza de una forma muy directa. Javier Gutiérrez se reafirma como uno de los mejores actores de la televisión actual. Un intérprete brillante que este año nos ha dejado trabajos de una calidad insuperable. Su personaje de Márquez nos da la vida cada vez que aparece en la pequeña pantalla. Su verdad, talento y empatía son dignos de un grande de la interpretación. Anna Castillo tiene un carisma especial y una naturalidad que traspasa la pantalla. Sentimos que es como la hermana mayor que nos protege. Cristina Plazas inunda la pantalla de sensibilidad, magia y dulzura. Es tan natural que no parece que esté actuando. Hipnótica. Una actriz de un talento inconmesurable. Alejo Sauras sorprende en un nuevo registro. Desde Los Serrano se ha visto una gran evolución en este joven actor que nos ha regalado algunos de los mejores momentos de la temporada. Alejo Sauras ha estado al nivel que merecía el personaje. Electrizante la química que se desprendía entre Marquéz y Laura y la conexión entre Márquez y su Enlace. Arturo (Zorion Eguileor), el personaje más entrañable de la serie nos ha robado el corazón desde el principio. Ha sido el abuelo de todos los espectadores. Con él era inevitable soltar una lagrimita. Emoción y ternura. Por su parte, Lucía Caraballo ha sabido captar a la perfección la esencia de una adolescente que debe enfrentarse a una etapa de cambios en su vida.

Sin duda, todo el reparto tiene un peso importante en la historia. Goizalde Núñez desprende una energía positiva y una alegría que consigue sacar una sonrisa a cualquiera. Jesús Castejón siempre a la altura de cualquier proyecto que se le ponga en el camino. Mon Ceballos (El Carnicero) y Alfonso Bassave se hacen odiar bastante bien. Y en general, el casting es un acierto porque sin este grupo actoral la serie no hubiera alcanzado la calidad que se requería en una ficción de estas características que al principio podría parecer un disparate y al final se ha convertido en una historia memorable que siempre te deja con ganas de más.

La serie creada por Daniel Écija tiene un encanto especial por su facilidad para combinar distintos géneros con gran acierto: dramedia, ciencia ficción y thriller policíaco. Los creadores consiguen que todo esto encaje con credibilidad y coherencia narrativa. Estoy Vivo tiene intriga, acción, emoción. Logra juntar a toda la familia frente al televisor y eso es muy bonito. Cuando una historia te revuelve por dentro, cuando te ves reflejado en sus personajes, en sus sensaciones, sus vivencias, estamos ante la confirmación del trabajo bien hecho. Estoy Vivo nos da una lección de interpretación, de valentía, de talento, de originalidad en sus guiones. Una lección de la vida en general. Estoy Vivo ha demostrado que se puede hacer ficción española de calidad en una cadena pública y ha dado una clase magistral a la gente que desprecia el producto nacional sin darle siquiera una oportunidad. Y es que al fin y al cabo ha conseguido que todos sintamos que estamos vivos.

 

Enlaces patrocinados