El jurado tailandés dedicado al caso de Ester en Bangkok, dicta la peor sentencia que se podía esperar, movido por los hilos de Eduardo: Ester es condenada a la pena de muerte, a pesar de que en España todos los órganos de justicia saben que ha sido víctima de una trampa.