‘Amar es para siempre’ despide hoy su séptima temporada y para celebrarlo, en Cultura en Serie hemos recopilado todos los finales de temporada de la serie… ¿te apetece recordar?

Séptima temporada: la boda de Álvaro y Nieves

Otra temporada que termina con boda… y como siempre, las bodas de final de temporada deben cumplir un requisito indispensable… que esté llena de contratiempos. La de Álvaro y Nieves no fue menos, pero finalmente se celebró y nada más y nada menos que en la mítica Plaza de los Frutos con Jesús como maestro de ceremonias y con todos los protagonistas de la temporada entre los invitados.

Sexta temporada: la boda de María e Ignacio

Las bodas siempre han sido un buen broche final para una serie. En el caso de la sexta temporada de ‘Amar es para siempre’, después de acabar con el malvado Ortega, los protagonistas pusieron punto y a parte a la sexta temporada con la boda de María e Ignacio. Una ceremonia llena de sorpresas, como la vuelta de Gonzalo, el gran amigo de María.

Protagonizada por Mariona Ribas, Fernando Cayo, Víctor Clavijo, María Adánez y Jacobo Dicenta entre otros, la temporada estuvo marcada por la maldad de Ortega (Fernando Cayo) que destruyó todo a su alrededor solo por obtener poder y dinero.

Quinta temporada: los Novoa abandonan el barrio

En ‘Amar’ los capítulos finales siempre han sido amables, eso si, precedidos de grandes descubrimientos y batallas entre buenos y malos. En el caso de la quinta temporada, el final vino después del descubrimiento del asesino del Marqués de Madrigales, Alonso Núñez de Losada a quien dió vida el actor Miguel Ángel Muñoz.

Tras descubrir toda la verdad, el matrimonio Novoa abandonó el barrio poniendo rumbo a Santander para emprender una nueva vida, aunque su hija, Marta, se quedó en el barrio pues seguiría siendo una de las protagonistas en la sexta temporada.

La quinta temporada estuvo protagonizada por Nancho Novo, Mariona Rivas, Miguel Ángel Muñoz, Thais Blume y Javier Pereira.

Cuarta temporada: Sofía muere dejando una bonita carta para sus seres queridos

La cuarta temporada estuvo protagonizada por Elia Galera, Armando del Río, Toni Cantó, Michelle Calvo, Junio Valverde, Ana Polvorosa y Juanjo Artero entre otros. La enemistad entre el Dr. Martos (Toni Cantó) y el Capitán Contreras (Armando del Río) marcó el inicio de la temporada. Más tarde, unieron fuerzas para terminar con la enfermedad de Sofía (Michelle Calvo) la hija de Adela (Elia Galera), el amor de ambos.

Tras una larga enfermedad que no pudo superar, Sofía murió dejando una carta con sus últimos deseos… la felicidad de la gente que le importaba: Guillermo, su gran amor; y su madre… a quien le deseaba una feliz vida con Tomás después de que este se liberara de los rusos.

Tercera temporada: Víctor y Bonilla no logran salvar a Jorge

La tercera temporada estuvo protagonizada por Sara Rivero, Juanjo Artero y Javier Hernández entre otros. La época negra del CIL y la noche del Madrid de aquellos años fueron el escenario en el que se movieron los protagonistas, donde un padre buscaba a su hijo perdido y ese hijo buscaba vengar la muerte de sus padres…

Jorge (Javier Hernández) sabía que su vida podía acabar de esta forma… Víctor (Juanjo ARtero) y Bonilla (Fede Aguado) trataron de salvarlo, pero desde que entró en el CIL sabía que salir no iba a ser fácil. 

Sus últimas palabras fueron para Laura (Sara Rivero), su gran amor; y para su padre, a quien encomendó una importante misión, cuidar de ella. 

Primera y segunda temporada: Augusto intenta matar a Diego y a Valeria

La primera y segunda temporada de la ficción, que llegó a Antena 3 tras siete temporadas en RTVE como ‘Amar en tiempos revueltos’, estuvo protagonizada por Ángela Cremonte y Alfonso Bassave, además de Antonio Garrido, Marc Clotec, Asier Exteandía y Belén López entre otros… además de los habituales «Asturianos». La primera etapa de la serie, que dió para dos temporadas finalizó con la muerte de Augusto (Antonio Garrido) a manos de Elena (Belén López) cuando este intentaba asesinar a Valeria (Ángela Cremonte) y Diego (Alfonso Bassave) cuando se disponían a vivir su felicidad.