El Príncipe es una barriada de la periferia de Ceuta que linda con la frontera con Marruecos. Allí viven en torno a 12.000 personas, casi todas musulmanas y muchas de ellas afectadas por el desempleo, el fracaso escolar y por las consecuencias del tráfico de hachís imperante en la zona. Sus coloridas fachadas, el enrevesado y laberíntico trazado de sus callejuelas y la diversidad cultural y religiosa de sus habitantes contrastan con su fuerte hermetismo y sus conflictos sociales, convirtiéndolo en un escenario único y desconocido nunca antes visto en una serie de televisión. En la serie, El Príncipe es un personaje más, un mundo con sus propias reglas que contrasta con el resto de la ciudad de Ceuta y que afecta de una forma muy marcada a cada uno de los personajes de la ficción, que han contado, además, con la colaboración de varios documentalistas y asesores tanto en materia policial y armamento como en cultura y tradiciones musulmanas.

Acercando Ceuta a Madrid…

Las complicaciones para rodar en un lugar dificil y con el fin de simplificar el diseño de producción hicieron que el equipo de rodaje se enfrentara a la difícil tarea de recrear en Madrid parte de la barriada en un plató, que entre decorados y exteriores abarcaba una superficie de 1.400 m2. Siguiendo el ejemplo de las series norteamericanas más ambiciosas, los productores acudieron a Stargate Studios, responsables de la creación del apocalíptico universo de “The Walking Dead” o los imponentes exteriores de “Revenge”, entre otros muchos trabajos.

Tras el rodaje del primer capítulo en Ceuta, un equipo de Stargate Studios viajó a la ciudad con la serie en repetidas ocasiones y recorrió sus calles y carreteras a diversas horas del día y la noche grabando todos los escenarios en 360° con el fin de hacer posible, gracias a su tecnología de vanguardia, que los personajes caminaran, circularan y patrullaran por la ciudad de Ceuta estando en realidad en el plató de Madrid.