© Roberto Garver

Durante la mañana del día de ayer se celebró la rueda de prensa ante los medios de la nueva apuesta de ficción de Antena 3: «Sin Identidad». Cultura en Serie estuvo allí y pudo hablar con el elenco de la serie.

Acostumbrada a hacer papeles de gran carga emocional se ha convertido en una de esas caras que aportan credibilidad en nuestro cine y televisión. Elvira Mínguez interpreta a Sor Antonia, una monja mayor, retirada en un convento de las afueras de Madrid. Es de aspecto frágil y aparentemente inofensivo. Pero hasta hace pocos años había sido una mujer temible y poderosa. Bajo su apariencia débil y amable se esconde una auténtica y codiciosa mujer convencida de que toda su “labor” era un acto de fe cristiana.

Elvira vuelve a aparecer en pantalla después del éxito de «El tiempo entre costuras», también de Antena 3, dónde encarnaba a la madre de la protagonista, personaje muy distinto al que ahora interpreta. A la pregunta de  ¿Quién y cómo es Sor Antonia? nos contesta que  «Efectivamente Sor Antonia es la directora del convento donde son robados los niños”, para ella el fin justifica los medios. Solo rinde cuentas a Dios. No le importa nada más». Afirma que pese a llevar muchos papeles distintos a sus espaldas con los años la autocrítica no es tan dura, pero siempre dices «ay, esto lo podía haber hecho así en vez de así». “Eso sí, estoy muy contenta: me dejan envejecer bien, porque en ficción te suelen pedir tener 10 años menos que el personaje»

Uno de los temas de la serie son los niños robados, temática sobre la que en los últimos años se han destapado muchas tramas y muchos casos archivados han visto la luz, dejando así mucha información para documentarse «Había tanta información que preferí trabajarlo con el director, me llamaba mucho la atención lo terrorífico que puede esconder una sonrisa”,Sor Antonia es claramente un personaje que muestra las atrocidades que pueden hacerse en nombre de Dios».

Respecto a las expectativas en cuanto a la serie afirma que «El trabajo con el equipo técnico y artístico es una maravilla; esto se agradece pese a que no coincidimos todos en las distintas secuencias”; añade que “aunque el presupuesto sea alto siempre se va muy justo, pero merece la pena el esfuerzo y trabajo».