El mundo audiovisual ha cambiado por completo desde la llegada de las plataformas audiovisuales. Ahora los espectadores cuentan con un abanico mucho más amplio donde poder elegir que quieren ver, y lo más importante se les permite elegir cuando y donde quieren verlo.

Las plataformas como Netflix o Movistar no comparten los datos de sus serie y esto les permite generar la sensación que deseen en el espectador. Ellos controlan la situación, pueden hacer que el publico de una serie tenga la sensación de que una serie en concreto ha sido un éxito. Y es tan sencillo como anunciar una renovación, empapelar una ciudad con la cara de sus protagonistas o con un gran número de artículos en la prensa.

Uno de los éxitos de la plataforma es precisamente que ha sido capaz de generar expectación, tanto en los espectadores como en los medios, que estreno tras estreno se difunden titulares de forma continua.

El pasado mes de octubre se estrenaba ‘Élite’. Como era de esperar, a día de hoy la serie se ha vuelto protagonista de un gran número de titulares en la prensa, con criticas tanto positivas como negativas. Pero, ¿está realmente triunfando la serie? o por lo contrario ¿es una sensación inducida por la plataforma?. La respuesta solo la tienen ellos.

La audiencia en la televisión tradicional

Con estos cambios y la llegada de las redes sociales, el medir el éxito o no de una ficción no es tan fácil como antes, cuando tan solo se contaba con un dato de audiencia que reflejaba el número de espectadores que la noche anterior se habían puesto frente a la pantalla. La televisión tradicional ya no se fija solo en ese dato a la hora de renovar la serie o no, también en su impacto social.

Un ejemplo de eso es ‘Vis a vis’. Antena 3 canceló la producción en su segunda temporada por los discretos conseguidos. Sin embargo la ficción consiguió miles de fans que se bautizaron como ‘Marea amarilla’ y consiguieron que la ficción comenzase una nueva etapa en Fox.