Encarnación escucha los gritos de Carolina y la encuentra en la cocina, junto a Manuela desmayada. Actúa rápido y envía a la muchacha a que avise al médico. D. Ignacio informa a sus hijas que Manuela se ha recuperado del desmayo, pero el Dr. necesita hacerle más pruebas porque quizá sea algo más que agotamiento.

Doña Isabel y Francisca coinciden con Alicia en el despacho, pero el encuentro con la empleada es tenso ya que la muchacha no les rinde pleitesía y se aprecia cierto desdén. Adolfo pasea con su amigo por Puente Viejo  pero Montalvo se muestra un tanto esquivo, sobre todo, cuando es el capitán Huertas quien se acerca a saludarlos.

Doña Isabel recibe carta de Francia y confirmamos que tiene allá un amante al que prestó las 35.000 pts., que promete devolver y que fue, a quien visitó, cuando marchó de viaje. Se llama J. Pierre y la marquesa se queda embriagada con sus halagos y promesas.

Matías se reúne con Alicia y Damián y les explica su nuevo cometido, producir propaganda para distribuirla clandestinamente y dar a conocer al pueblo la lucha obrera. Alicia imparte a su madre la primera lección sobre el precio de las mercancías y Encarnación lo asimila con fluidez. Su hija le comenta su encuentro con Marta Solozábal y confiesa que no soporta a ninguna de las tres hermanas y la madre calla para no aumentar la tensión.

Únete a nuestro grupo en Facebook