“El destino ha querido que un trocito de la vida de Rober siga aquí”, así comunica Alicia a todos sus compañeros en la comisaría que está embarazada. La inspectora se siente con fuerzas para seguir adelante y luchar por esa nueva vida que se abre camino y contará con el apoyo de su familia y de sus compañeros.

Además, será ella misma la que hablará sobre su estado con Julio, su hermano, que no tardará en comunicarlo a Quintero…. En el barrio la noticia corre como la pólvora y también llega a oídos de Somoza, que no dudará en utilizar la información para obligar a Quintero a colaborar con él.