Cultura en Serie ha podido asistir en primicia a la proyección del primer capítulo de la novena temporada de La que se avecina, que ha tenido lugar en el festival MiM series.

Vuelve el humor del esperpento y de lo absurdo. Vuelve la serie que más critica la sociedad y que más emplea la parodia para llegar a los espectadores. Y sin duda lo consigue, ya que como continúa demostrando es una de las más seguidas en la televisión.

MiM SERIES 2015 LQSA-1

El objetivo de sus creadores, Laura y Alberto Caballero, se ha alcanzado satisfactoriamente puesto que, como pudimos comprobar, los espectadores continúan riéndose como lo hacían el primer día. Siguen sorprendiéndose con numerosos giros inesperados, ya que en palabras de Alberto “sin perder la esencia buscamos innovar”.

A pesar de ser una serie coral se aprecia que cada personaje es único, que lo miman para que llegue de una u otra manera a los espectadores. A esto se suman unas muy buenas interpretaciones de todo el elenco.

En este primer capítulo se consigue dar una vuelta más a cada uno de los personajes, y les reubica para poder buscar nuevos caminos después del final de la octava temporada.

Posteriormente a la proyección hubo un coloquio con los espectadores. Alberto Caballero explicó que buscan dar a los personajes en cada temporada lo que les gustaría obtener o lo que más odian, por si la serie finaliza en esa temporada no quedarse en deuda con ningún personaje.

Una de las claves de La que se avecina según Alberto Caballero es que “buscamos no aburrirnos nosotros al escribir, porque si nosotros no lo hacemos el público tampoco”. También desveló en qué capítulo aparecerán las incorporaciones de esta temporada: Ernesto Sevilla lo hará en el capítulo dos y Luis Merlo y Miren Ibarguren, lo harán en el siete. Explicó que los días que se emplean para la grabación de un capítulo son 14.

Los espectadores también supieron de primera mano cómo es el proceso de creación de un capítulo. Primero se realiza una escaleta y para comprobar si un diálogo funciona, los guionistas tienden a poner las voces de los personajes. Es la primera versión del guion la que suele ser la definitiva. Afirma finalmente que “es un trabajo muy divertido”.

Eva Isanta dice de los guionistas que “son una máquina de crear y de pensar” y que “está muy bien escrito, no nos dejan modificarlo y son muy estrictos con el texto”.