Irene está de los nervios por la boda y llama a Lucía para que le preste algo. Por otro lado, Rodrigo se angustia cuando su padre le llama para anunciarle que no podrá ir a su boda. Mientras, Petra, se planta cara a cara con Piluca y Ángel, pero en el ranking de nervios quien gana es Lucía, que se deja las llaves dentro y no puede abrir el armario donde está el vestido que se había comprado para la boda de su hermana. Sátur acude en su ayuda y le alquila un traje para que por lo menos acuda sola a la boda de Irene pero no de negro. El taxista comete el fallo de no alquilarle unos zapatos a juego. ¿Llegará Lucía a la boda? ¿Traerá a alguien con ella? ¿Se irá Sergio a Argentina? ¿Podrán por fin casarse Irene y Rodrigo?