lunes, abril 15, 2024
InicioCineCapas de cine

Capas de cine

-

“El tiempo de los monstruos” cuenta la historia de un supuesto director de cine enfermo, Víctor (Javier Cámara), quien, con motivo de su suicidio, reúne a su antiguo equipo de trabajo para realizar una película. Se graba a sí mismo enunciando el encargo y lo hace reproducir en su casa una vez el reparto ha llegado al saber de su muerte.

Ese “reparto” lo componen su mujer, su guionista habitual, su actriz fetiche, una dibujante,  y un tipo que es nuevo en el grupo. Pero resulta que Víctor no ha muerto, y que todos forman ya parte de una película. A partir de aquí arranca una historia que intenta mantener el interés y la intriga mediante el continuo cuestionamiento narrativo de la historia, dando lugar a una “película dentro de una película” que se enreda tanto que elimina todo atisbo de coherencia trampeándose a sí misma. Las “capas cinematográficas” tienen aquí el efecto contrario al que uno podría esperar.

CARTEL GRANDE

Los personajes navegan a la deriva dándole vueltas a su incapacidad en la ejecución del  rol  que deben desarrollar dentro de esa “película” que ninguno entiende. Ello amenaza con perder de vista al espectador,  tan desprotegido como los personajes respecto a aquello que se quiere contar. Y aunque el reparto es potente, poco petróleo puede sacar cuando no hay un horizonte al que acudir. De hecho, el giro que parece ponerlo todo en su sitio enmaraña todavía más la situación hacia un final que no consigue arreglar el entuerto.

Parece contener los ingredientes necesarios para una comedia ingeniosa, pero se desaprovechan; el caos que atormenta a los personajes es además puesto en boca de ellos mismos de manera que parecen justificar ese sinsentido de cara al espectador.  Ahí es donde nos dan el varapalo, pues da la sensación de que no se pudo llegar a puerto con el guión, quedando éste prisionero de las licencias artísticas de las que presume. Para hacernos una idea, es como si tú, querido lector, ves una película en la que un personaje se siente confuso, y éste además te remarca que está confuso porque le toca estar confuso, de forma que a su vez se subraye que está confuso. En fin…Se reconocen alusiones a otros filmes, pero no aporta gran cosa ni al sentido ni a la trama de la película. Al menos desde mi punto de vista.

Las contradicciones iniciales de los personajes son sugerentes y más que interesantes (por ejemplo, Víctor es un director que no estrena películas), pero esa flexibilidad narrativa de la que hablamos juega una mala pasada en este caso. Los personajes se diluyen en una acción sin sentido y es una pena, porque prácticamente todos los actores  tienen momentos potentes que lamentablemente desembocan en nada

No nos equivoquemos, hay referentes de películas en las que el “cine dentro de cine” queda de lujo. No es cuestión de formato o género, sino más bien de intenciones: ¿qué nos quiere contar la película? Hay que reconocer que los temas que trata “El tiempo de los monstruos” están a la orden del día: el individuo, la identidad,  la (in)capacidad artística, el sentido de la vida, el egoísmo… Temas universales con los que normalmente todos empatizamos de una u otra forma, pero que aquí sólo consiguen relanzar la narración a trompicones, como si se tratara de excusas.

En conclusión, una película con pocos pilares sobre los que sustentarse. Aunque ya se sabe: para gustos, los colores.

  • Dirección: Félix Sabroso.
  • Guión: Félix Sabroso.
  • Reparto: Javier Cámara, Candela Peña, Juñián López, Pilar Castro, Jorge Monje. Carmen Machi, Secun de la Rosa.
  • Fotografía: David Azcano.
  • Productora: Seven Films, Canal + España.