Tras descubrir que su hermano Teodoro mantiene un apasionado romance con Yoli, su exnovia, el Cuqui lanza una singular ofensiva: permanecer junto a la pareja continuamente para impedir que su amada se quede embarazada. La omnipresencia de Amador en su vida llevará a la costurera a lanzar un contraataque: propiciar un encuentro entre Sandra, una atractiva amiga suya, y su expareja para que éste les deje en paz.