Tras una década de enconadas luchas de poder por la presidencia, la apatía e indiferencia de la mayoría de propietarios harán acto de presencia en el complejo residencial, que vivirá grandes cambios