Tras más de ocho años en emisión y más de 2.100 capítulos de ‘El secreto de Puente Viejo’ en Antena 3, la ficción que produce Atresmedia TV en colaboración con Boomerang TV dará un salto temporal renovando su popular plaza por las que los espectadores seguirán viendo algunas caras conocidas y otras nuevas, que traerán grandes novedades en las tramas al recién estrenado 1930.

En esta temporada, los fans de ‘El secreto de Puente Viejo’ podrán ver la serie cada tarde en Antena 3 y, además, tendrán la oportunidad de poder ver antes los capítulos cada semana en ATRESplayer PREMIUM.

Una nueva época

Han pasado cuatro años desde que el incendio devastó Puente Viejo y en los años 30 se vivía una auténtica revolución de costumbres: la liberación de la mujer, la consagración del cine, la conquista del ocio, el deporte para las clases populares, las noches de cabarés y neón en las ciudades, la expansión de la electricidad, la radio y el teléfono, los nuevos medios de transporte como el automóvil o el avión, la producción en masa de todo tipo de objetos… Características que veremos reflejadas en las tramas de ‘El secreto de Puente Viejo’.

El Art Decó, nuevo estilo artístico de la época, también se hará visible en la decoración de las casas de los puenteviejinos. Se inaugura como un estilo opulento después de años de austeridad. Un estilo sólido y con clara identidad propia, de carácter ornamental en un principio, sus elementos decorativos tendieron progresivamente hacia la esquematización y la abstracción geométrica, debido a la enorme influencia de movimientos de vanguardia.

Las nuevas tramas

Don Ignacio Solozábal pertenece a una familia de empresarios industriales de Vizcaya, que poseen un gran número de empresas dedicadas a la fabricación de todo tipo de objetos relacionados con el acero y sus derivados. Hace unos años, tras la trágica desaparición de muchas de las tierras de cultivo de Puente Viejo bajo las aguas del embalse, se instaló en el pueblo una de las industrias del Grupo Solozábal y fue a Don Ignacio a quien la familia envió para aprovechar el mineral de hierro y carbón que se empezó a extraer de las minas para su industria de latas para conservas, alimentos secos y otros productos, el envase de moda.

MARTA INTENTA SUPERAR LA TRÁGICA MUERTE DE SU PROMETIDO Y CAROLINA GUARDA UN SECRETO

Sus tres hijas siguen viviendo en Bilbao y vienen sólo para pasar el verano, accediendo hasta ahora a regañadientes. Las niñas, como las llama el propio don Ignacio, ya no lo son tanto: Marta ha pasado una crisis personal tras la trágica muerte de su prometido hace dos años y que desea que nadie se lo recuerde y pueda volver a vivir, Rosa es una estudiosa que va para abogada y que ingresará en la universidad para iniciar su carrera al final del verano y Carolina, la más pequeña, que si hay algo que tiene claro es un secreto y tiene mucho que ver con Pablo, el ahijado de don Ignacio.

SE HA FORJADO UNA GRAN ENEMISTAD: LA DE IGNACIO SOLOZÁBAL Y LA MARQUESA DE LOS VISOS

Doña Isabel, Marquesa de los Visos, llegó al pueblo para hacerse cargo de las minas que su marido, antes de morir, compró a los Molero. Por desgracia sus apellidos son más extensos que su fortuna y tiene que trabajar para vivir sacando un buen rendimiento de las minas, gracias a que las rige con mano dura. La marquesa tiene dos hijos: Adolfo, el pequeño, que vuelve de Francia para estar con su familia en Puente Viejo, y Tomás, el mayor y su mano derecha, que vive con ella. Tiene un título nobiliario, pero no dispone de fortuna. Doña Isabel y sus hijos trabajan para vivir y viven al día. No les sobra de nada, salvo orgullo y dignidad.

En el pasado se ha forjado una gran enemistad, la de Ignacio Solozábal y la Marquesa de los Visos, aunque nadie sabe a ciencia cierta cuál es la razón. Su forma de llevar los negocios es diametralmente opuesta a la de Ignacio Solozábal. Donde éste último piensa en los derechos y bienestar de la gente que tiene a su cargo, doña Isabel sólo piensa en su propio beneficio. Para ella hay una única forma de actuar: mano dura.

Los nuevos decorados

La ambientación, el decorado y el vestuario también se transforman y se adaptan a los nuevos tiempos, que sitúan a los habitantes de Puente Viejo en una nueva década más industrializada, en 1930. Los tres platós que componen ‘El secreto de Puente Viejo’ se renuevan y se adaptan a los años 30.

LA PLAZA CONTARÁ CON NUEVOS ESTABLECIMIENTOS

La tienda de ultramarinos: regentada por los Mirañar y encargada de surtir al pueblo de los más variados productos.

El hostal y el bar: Marcela se ha hecho cargo de estos dos espacios tras el encarcelamiento de Matías y ha conseguido actualizar su apariencia con unos colores más luminosos y vistosos que en su anterior etapa.

La plaza, presidida por un gran reloj, también contará con una barbería y una botica, que dan al entorno un look más colorista y renovado en el escenario más característico de la ficción de las tardes de Antena 3.

LA CASONA Y LA HABANA

Ahora pertenecen a la familia Solozábal y a la familia de los Visos respectivamente, . Cambiarán su apariencia por una más Art Decó.

LA FÁBRICA

El decorado más espectacular y uno de los grandes escenarios donde se ambientará sobremanera el nuevo motor de Puente Viejo y de la época con la Revolución industrial.