Intimista, mágica y elegante. Así será la puesta en escena de ‘Tu Canción’, el tema que Amaia y Alfred interpretarán para representar a España en el Festival de Eurovisión. El Altice Arena de Lisboa será testigo de la historia de amor de esta pareja de jóvenes artistas que tienen lo más importante para enamorar a Europa, una magia y una sensibilidad que llega al corazón del público. Una complicidad  que se transmite encima del escenario y que sigue presente cuando las luces se apagan. Es el valor del amor y el talento.

Hoy ha tenido lugar el primer ensayo de Eurovisión en el que Amaia y Alfred han desplegado sus sentimientos y emociones en una propuesta sencilla y romántica acorde a la historia de la canción. Un viaje por su relación que empezó en la Academia de Operación Triunfo y que ahora se mantiene más viva que nunca. Desde entonces, el chico del trombón y la joven de Pamplona no se han soltado de la mano. Han unido sus voces y sus vidas, convertidos ya en las personas y artistas más sinceros y especiales que hayamos conocido nunca. Los representantes españoles se han sentido muy cómodos en este primer ensayo de la que promete ser la actuación más luminosa de la noche del 12 de mayo. Amaia y Alfred aparecen solos en el escenario. No necesitan nada más para contar y cantar su canción. Decía Stevie Wonder que la música es un mundo dentro de sí mismo, es un lenguaje que todos entendemos. Amaia y Alfred nos invitan a descubrir su universo. Son unos maestros de la emoción. Con ellos necesitamos sentir que bailamos por primera vez hasta que nos sigan las luces. Siempre con miedo de no verles nunca más.

Una puesta en escena basada en su historia de amor

La puesta en escena tiene un significado muy especial. Es el recorrido por su relación dividida en tres fases, el encuentro, el diálogo y la explosión de amor. En este viaje sentimental se juega con las miradas y los gestos cómplices. La actuación termina por todo lo alto con un espectáculo de pirotecnia en forma de dos estrellas fugaces que atraviesan el escenario y se unen al final. Se buscan cambios de luz que vayan marcando la intensidad de la canción y así pasar de un ambiente intimista a la gran explosión final que pondrá el broche de oro. Según ha aclarado el director de iluminación, Germinal Torremocha, su intención es inundar la puesta en escena de un aspecto cinematográfico con variaciones de colores. Se usarán los tonos sepia y oro combinados con luz blanca para Amaia y Alfred y el violeta para iluminar al público. Los cambios de eje también son fundamentales para que todo el protagonismo recaiga en la pareja. Para ello, el equipo encargado de la propuesta dirigido por Tinet Rubira (Gestmusic) va a utilizar una steadicam para seguir sus pasos y movimientos a lo largo de toda la canción. La cámara se convierte en un elemento más de la puesta en escena con el uso de primeros planos con el fin de que la magia esté presente en todo momento. Lo importante son las miradas.

El piano desaparece

En un principio la puesta en escena contaba con el piano como elemento central, pero finalmente se descartó esta posibilidad porque Amaia y Alfred no se sentían cómodos con una interpretación que para ellos no era real. “Queríamos que esa sensación de mirarse y olvidarse del resto del mundo fuera el ‘leitmotiv’ de la propuesta”, explica el realizador Jordi Vives. Con motivo de la intimidad y sencillez de la propuesta, Vicky Goméz, coreográfa de OT 2017 ha creado una coreagrafía que potencia la cercanía y el amor entre ellos. Uno de los detalles que gusta especialmente es la figura en forma de corazón que ambos forman al final de la actuación. En el ensayo de hoy, Amaia vestía un mono de color blanco mientras que Alfred llevaba un traje burdeos sin pajarita. Sin embargo el vestuario no es el definitivo, por lo que deberemos esperar unos días para ver la decisión final. Aún quedan detalles por perfeccionar y prometen muchas sorpresas.

Amaia y Alfred se subirán al Altice Arena de Lisboa para transmitir sus valores, sus ganas de cambiar el mundo y su pasión por la música. Son jóvenes con una calidad humana admirable y un talento musical que sorprende y emociona. Amaia y Alfred ya han ganado. Son la magia, el amor y la verdad en forma de música. Gracias por dejarnos bailar con vosotros al ritmo de vuestra (ya nuestra) canción.

Así será la luminosa puesta en escena de Amaia y Alfred en Eurovisión
Ayúdanos a crear mejor contenido votando esta noticia