sábado, enero 23, 2021
Inicio Cine Adolescentes perdidos

Adolescentes perdidos

-

Enlaces patrocinados

Por Francisco Gil. “El club de los incomprendidos” parte de la novela firmada por Francisco de Paula (Blue Jeans), titulada “¡Buenos días, princesa!”. Es una película pensada eminentemente para el público adolescente, lo cual no sería algo negativo de no ser por la superficialidad de la propia historia, que trata las vivencias de Valeria (Charlotte Vega), recién instalada en Madrid con su madre, obligada a empezar de cero en la gran ciudad en una edad difícil. Nada más llegar al instituto se ve inmersa en una pelea que le llevará a unas sesiones a las que acude un grupo de chicos y chicas con problemas; todos, a su manera, incomprendidos.

Es la típica historia de “chica nueva en la ciudad, chica no encaja, chica se enamora de chico, chico está con otra, chica tontea con otro chico pero luego vuelve al primero, que le decepciona, y vuelve al segundo, pero que también le decepciona”, etc… Una serie de vaivenes que, más que aportar vivacidad al relato en forma de giros, puede llegar a irritar al espectador hasta el punto de que se desinterese por la historia principal, disfrutando más de las subtramas de otros personajes de ese “club”.




Enlaces patrocinados

El director opta por una estética similar al formato de este tipo de películas en el mercado norteamericano (al que más y mejor estamos acostumbrados), pero no logra que sea tan entretenida y directa como resultaron propuestas anteriores en esa línea, como por ejemplo “Promoción fantasma”.

De acuerdo, en este caso no estamos ante una comedia tradicional, ni tampoco descocada; es una película centrada en la introspección de vivencias de varios chicos y chicas que tienen que aprender a vivir y a tomar decisiones importantes en sus vidas. Hasta ahí, estamos de acuerdo. El problema es el melodrama adolescente totalmente forzado en los momentos más importantes de la película. Peca de querer ser más trascendente de lo que en realidad es,  y por ello cae en lo inverosímil, e incluso en lo ridículo. Se echa en falta algo de humor que ayude a levantar la empatía del espectador para no desesperarle en ese carrusel de emociones de Valeria tan evidentemente calculado, que para colmo conduce hacia un final de dudosa eficacia dramática.

Muchos adolescentes se podrán identificar con el filme y con sus personajes, pero sus problemas están tratados desde un punto de vista tan simplón y distante de la realidad, que al final todo quedará en mera anécdota. Por supuesto que también los adultos han pasado esa época de cambios e inseguridades, pero con un discurso tan banal como el de esta película, difícilmente se podrá despertar en ellos alguna reflexión interesante al respecto.

Enlaces patrocinados

El elenco es aceptable, no se les puede pedir mucho más teniendo en cuenta que el guión no saca de ellos ninguna profundidad más allá de un simple juego de roles concretos (la perdida, el chulo, el “pringao”, etc.). Aun así, destacan los actores Jorge Clemente (Bruno) y Andrea Trepat (Ester), que pese a lo limitado de sus historias personales (eso sí, concluidas de una forma tan forzada como el resto de la película), aportan algo de interés en momentos puntuales.

En conclusión, “El club de los incomprendidos” es una película apta únicamente para adolescentes. Más allá de esa etapa vital es difícil tomársela en serio.

  • Dirección: Carlos Sedes.
  • Guión: Ramón Campos, Cristóbal Garrido, Gema R. Neira, Adolfo Valor, Francisco de Paula (novela).
  • Fotografía: Jacobo Martínez.
  • Música: Federico Jusid.
  • Reparto: Charlotte Vega, Álex Maruny, Michelle Calvó, Ivana Baquero, Jorge Clemente, Andrea Trepat.
  • Arte: Pablo Seoane.
  • Producción: Ramón Campos.
  • Productora: Bambú producciones, Atresmedia Cine.
Enlaces patrocinados