ESPECIAL. Un año del final de ‘El Príncipe’: la historia de un amor prohibido

0

EL-PRINCIPE-CAP-7-1_wm

Hoy se cumple un año del final de El Príncipe, la serie de Telecinco más vista de los últimos años (4,6 millones de espectadores y un 24% de cuota de pantalla en 2015) que se despidió de sus espectadores después de dos temporadas en las que no faltaron el amor, el suspense y la acción. Desde Cultura en Serie recordamos con cariño el desenlace y la corta pero intensa trayectoria de una de las ficciones más valientes de nuestra televisión.

La idea surgió en 2011 cuando Aitor Gabilondo, uno de los productores de la serie vio una noticia en el periódico El País sobre el barrio de El Príncipe (Ceuta). La colaboración de la Policía Nacional fue fundamental para el desarrollo de este proyecto en el que debieron superar el difícil reto de trasladar el barrio de Ceuta a un plató de Madrid con la ayuda de cromas. Sin embargo, la mayor dificultad para los creadores y productores de la serie centrada en el yihadismo fue vender la historia a la cadena que siempre anunció su deseo de que la ficción centrase su trama en la historia de amor de sus protagonistas, Fátima y Morey.  El estreno de El Príncipe llegó a la pequeña pantalla como un soplo de aire fresco que ya se venía pidiendo a gritos en el mundo de la ficción española. Su primera temporada reunió a una media de 5 millones de espectadores, un dato que se vio reducido mínimamente en su segunda y última entrega donde tuvieron que enfrentarse en términos de audiencia con apuestas como Buscando el Norte de Antena 3 y En la tuya o en la mía de TVE.

El argumento de este thriller policial se basa en la historia de amor prohibido de la pareja protagonista, Fátima (Hiba Abouk) y Morey (Álex González) ambientada en la barriada de El Príncipe. Morey, agente del CNI, llega a la comisaría custodiada por Fran (José Coronado) y sus compañeros para intentar destapar una red de yihadismo en la que los policías podrían estar colaborando. Por otro lado, el público descubrirá las exigentes costumbres de la familia musulmana de Fátima. La joven será capaz de enfrentarse a sus padres y a su hermano Faruq (Rubén Cortada) por el amor que siente por Javier y su deseo de libertad. El Príncipe nos ha regalado una historia real, diferente, con toques de intriga, acción y suspense que hacía que fuera muy difícil esperar una semana a ver el siguiente episodio. Siempre te dejaba con ganas de más.

 Fatima-Morey-ultimo-beso-Principe_MDSIMA20160420_0487_11_NoticiaAmpliada

El desenlace de la ficción estrella de Mediaset fue uno de los más comentados y criticados de los últimos tiempos. El equipo decidió grabar cuatro finales alternativos para aumentar el factor sorpresa entre los seguidores de la serie. Además, la cadena mantuvo restringidas medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de filtración. “Nos daba miedo que una fotografía desvelara todo y decidimos enmascararlo”, explicó Gabilondo. Apenas una decena de responsables de El Príncipe sabían como iba a acabar, entre ellos los jefes de Plano a Plano, César Benítez y Aitor Gabilondo. Los actores no conocieron el destino de sus personajes hasta el final. Las diferencias entre los finales rodados apenas variaron en unos minutos de metraje: el cambio se produjo en las dos últimas secuencias y el epílogo final. La verdad siempre ha sido la filosofía del equipo de trabajo de El Príncipe y así lo hicieron partícipe en su final. Atención, spoilers. La historia de amor entre Fátima y Morey terminó en un mar de lágrimas como rezaba en su primer capítulo. Fátima murió en los brazos de un Morey desconsolado con la mirada puesta en el horizonte. Este final fue duramente criticado por los seguidores que pedían un final de cuento de hadas. Sin embargo, lo cierto es que fue el final más justo y coherente con la historia que se retrataba desde el principio. Finalmente, cumplió con su promesa. En El Príncipe todo acaba en agua salada: en lágrimas o en el fondo del mar.

El Príncipe ha sido como si estuviéramos saboreando un helado de limón y chocolate, tal y como lo definió Paolo Vasile. Un recorrido amargo por la delincuencia, los problemas del barrio, el narcotráfico y el yihadismo, tan presente ahora en nuestras vidas y por la dulce pasión de una historia de amor prohibido que mantiene viva su llama.

Estudiante de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos. Redactora de Cultura en Serie. Amante de la televisión y las series. También ayudo en la gestión de las redes sociales. Mis dos grandes pasiones son la música y escribir.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies